Los perros muertos del plácido Parque México.
Un tramo de borde ajardinado de la calle Ozuluama también, porque coincide que varios de los perros difuntos llegaron al Parque México por esa ruta.
El Parque México es la escena de un crimen.
En el tramo sospechoso de Ozuluama, un aparcador de coches ofrece memoria histórica: “Hace 15 años años pasó lo mismo.
Hay veneno en el Parque México.


Fuente: http://elpais.com/internacional/2015/10/06/actualidad/1444084901_727383.html