Muxhes, en el templo de San Vicente Ferrer.

Diana MANZO/CORRESPONSAL

JUCHITÁN,OAX., (página3.mx).- Desde hace 40 años, la comunidad muxhe (lésbico-gay) de Juchitán conocidas como “Las Auténticas Intrépidas buscadoras del peligro” realizan su festividad como parte de una lucha por su identidad social dentro de la sociedad zapoteca que las cobija.

La concurrencia lésbico- gay de diversas partes del mundo se ha concentrado en Juchitán, sin importar idioma, todas se reúnen como “hermanas” que son, las hay desde jovencitas hasta adultas, hay de origen mexicano y extranjeras, algunas vestidas con el traje istmeño y otras con sus filipinas y pantalón de tela.

La tarde del viernes cada una tomó su traje típico istmeño, algunas de cadenilla (hilos de seda bordados a máquina sobre la tela) y otras más bordados a mano, sin olvidar los listones de seda en la cabeza y las flores además de los collares de  fantasía oro y salieron en carros adornados a lucir por las calles de Juchitán, en el tradicional paseo de carros alegóricos y tirada de frutas.

Posteriormente, la comunidad de las intrépidas buscadoras del peligro acudió a casa del mayordomo, quien en este año fue representado por  Felina Santiago, y con música tradicional al son de la tambora y la trompeta danzaron sones típicos de Juchitán.

El sábado a medio día en la parroquia de los juchitecos, San Vicente Ferrer, el padre Lucio ofreció la misa de las Intrépidas, quienes llegaron con su traje típico de olán y escucharon el sermón religioso.

El padre Lucio, durante su intervención, rescató que todas las intrépidas son hijas de Dios y que no por ser muxhes no son bienvenidas a la iglesia, al contrario son bien recibidas.

“A pesar de la mercadotecnia que ha desatado a nivel mundial esta celebración, todas ellas deben fomentar el respeto de la dignidad, la justicia del amor y la paz, ante todo”.

Esta celebración muxhe se concretó hace una década cuando el entonces alcalde Roberto López Rosado coronó a una de ellas.

 

LA CELEBRACIÓN, ARRIBAN MAS DE 10 MIL PERSONAS

Entre carcajadas, movimiento de caderas y sensualidad, la noche se vistió de “intrépidas”,  la vela congregó a cerca de 10 mil almas, quienes invadidas de  luces, cámaras y lentejuelas fueron la sensación nocturna.

Rubith 1 fue la reina de la noche, con un atuendo griego y simulando la pirámide egipcia abrió pista, donde los reflectores no solo locales, nacionales sino internacionalmente la esperaban ansiosamente para robarle parte de su ser y sensualidad y poder transmitirlo a nivel mundial.

El desfile de las divas comenzó haciendo un homenaje a todas la reinas que han desfilado durante cuarenta años en esta celebración muxhe.

Los socios que pertenecen a esta sociedad de las Auténticas Intrépidas son un total de 42, quienes compartieron con sus invitación comida, bebida y antojitos típicos además de una noche inolvidable llena de carcajadas.

La celebración de la Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro surgió en primer lugar por  simple reunión de amigos “muxhes” como se le conoce a los homosexuales en la región del Istmo.

Mística Gómez expresó que los homosexuales de Juchitán son únicos en el mundo y se celebra por una lucha de la identidad, por decir de aquí somos , esta celebración mantiene viva las tradiciones de las  velas que se hacen en honor a santos, animales y frutos en esta ciudad zapoteca.

“Los muxhes invertimos mucho en sus vestuarios, arreglo personal, hacen todo un rito para verse espectaculares, porque es su noche y la van aprovechar al máximo”.

La socia muxhe manifestó que es una celebración única que por su esencia atrae las miradas de reporteros, comentaristas, presidentes municipales, gobernadores y gente importante a nivel internacional que cada año visita Juchitán  para vivir intensamente la vela de las intrépidas.

“Nosotras como zapotecas, luchamos porque nuestra identidad este fortalecida y que vean que existe tolerancia, es nuestra fiesta, nos divertimos, bailamos, cada una elige el vestuario que le gusta, sin morbo, es una maravilla este paraíso istmeño”, resaltó.

Mistica Gómez es una de las socias fundadoras de la vela de las Auténticas Intrépidas, su figura resalta entre las demás, se caracteriza por su buen humor y por ser muy trabajadora, las muxhes como ella, son el sostén de las familias zapotecas.

“Al muxhe lo relacionan con la promiscuidad, con lo malo y lo feo, para quitarnos las etiquetas, desde hace 11 años nosotros somos activistas de la lucha contra el SIDA y de prevención a las mujeres para evitar embarazos no deseados”, recalcó.

Para las Auténticas Intrépidas, ser muxhe es algo más que salir a la calle y lucir glamorosas, es aportar a la sociedad identidad, respeto,  trabajo por la vida y responsabilidad de ejercer una sexualidad sana y luchar por que sus ideales sean respetados en materia de Derechos Humanos.

En este año, un gran número de fotógrafos y medios de comunicación se han concentrado en esta ciudad, los hoteles están abarrotados porque todos esperaban la gran vela de las intrépidas, que se realizó este sábado por la noche, en donde el glamour será el invitado de honor.

En Juchitán, la comunidad lésbico-gay camina ligera por las calles, es común que los niños, mujeres y adultos compartan la mesa, la casa, el hogar y el trabajo con muxhes, para algunas mujeres madre de familia, es una bendición tener  un hijo  homosexual.