2016: Tiempos legales vs tiempos políticos

Víctor LeonelVíctor Leonel Juan Martínez

OAXACA, (#página3.mx).- Como nunca antes, los tiempos electorales se adelantaron y se atrasaron, según cada circunstancia. Diversos personajes están en franca campaña desde hace meses, aún sin tener la certeza o posibilidades de alcanzar una candidatura. Contra la lógica de años atrás, a cinco meses de la elección los partidos no tienen aún candidatos definidos. De manera inédita algunos aspirantes pueden terminar colocados en cualquier partido político. Y las coaliciones pueden terminar uniendo lo inimaginable. El enredo que esto supone, no lo es tanto si se empieza a deshebrar la madeja de los intereses –políticos y de toda índole— y el contexto que marcan la ruta electoral 2016, en que los tiempos legales empujan a las definiciones y aceleran los tiempos políticos.

  1. CANDIDATOS, ¿CON PARTIDO O INDEPENDIENTES?: 20 DE ENERO

Punto de quiebre en la elección es la fecha límite para manifestar la intención de ser candidato independiente, fijado para el 20 de enero. Una situación que deja sin esa posibilidad a aquellos que al no ser postulados por un partido, buscarían contender de manera independiente. La definición de optar por esta vía la tendrán que tomarla con antelación a los procesos internos de los partidos. Ello está generando el juego de algunas dirigencias partidistas que engañan con la verdad: es claro que determinados personajes no corresponde a sus intereses, pero hacen como que los tomarán en consideración. Pasados los tiempos legales, optarán por otro candidato, para cerrar el paso a la posibilidad que el desplazado se registre de manera independiente. La figura de “El Bronco” regiomontano atemoriza a varios grupos de interés y la posibilidad de que el fenómeno se repita en Oaxaca se está inoculando por esta vía.

Y hasta el momento, sólo tres personajes podrían intentar la candidatura independiente con cierta seriedad. Gerardo Gutiérrez Candiani, aunque sea sólo para mostrar que sus declaraciones de contender por la gubernatura y apostar por la ruta ciudadana no son mera tomadura de pelo. Samuel Gurrión, para cumplir con la tarea encomendada de aparentar ser opositor a todos e intentar quitarle votos a quien ponga en riesgo la candidatura real de los intereses que lo mueven. Y Benjamín Robles, el único con posibilidades de competir sin un aparato partidario atrás; de ahí la intención de las cúpulas gobernante y las principales tribus panistas y perredistas de que no sea candidato por ninguna vía. Si no se define antes del 20 de enero, le quedaría la vía partidaria, donde desde ya buscan cerrarle las puertas, aunque simulen dejar alguna abierta. La decisión que tome marcará en gran medida la ruta 2016.

  1. 26 DE ENERO: PARTIDOS, ¿JUNTOS O SEPARADOS?

La jornada electoral será el 5 de junio de 2016, y la indefinición de los partidos, aumenta la grilla interpartidaria. Aunque mucho les ayuda la movilidad de fechas: originalmente el instituto electoral había fijado el 27 de diciembre como límite para que los partidos solicitaran el registro de convenios de coalición; recién el viernes ampliaron el plazo hasta el 28 de enero.

Si quieren repetir la alianza de 2010 PAN y PRD, y algún adherente adicional, lo habrán de definir en este periodo. Y no es cosa menor; la concreción o no de esa coalición definirá el rumbo de la contienda e incidirá en la definición de candidaturas. Unidos y con un buen candidato estarán en la disputa por la gubernatura. Separados, podrían sepultar sus aspiraciones de continuar en el poder y disminuir sustancialmente sus posiciones en el Congreso local. Solo, el PAN regresaría a su etapa testimonial. El PRD estaría lejos del manejo legislativo que hizo en este sexenio. De ahí su necesidad y urgencia de ir coaligados. Pero los costos que han de pagar por ello son altos, el blanquiazul se cotiza muy por encima de su capital político real; el PRD está en declive.

Por el otro frente, una coalición del PRI con el PVEM es casi segura, pero ir juntos o no es irrelevante, pues el partido del Tucán además de ser un mero apéndice del tricolor, en Oaxaca su aporte es mínimo y sólo sirve para cachar votos que permitan refrendar la jugosa franquicia comercial en que se ha convertido ese partido.

Otra coalición interesante es la que podría protagonizar MORENA en su primera incursión en elecciones estatales. Ir en unión con el PUP y otros partidos de izquierda (Convergencia, PT), lograría que la contienda arrancara en tercios, considerando la alianza PAN-PRD y PRI-PVEM. Los votos cautivos de cada partido colocaría el arranque en esa situación, independientemente de los candidatos.

  1. ¿VARIOS PARTIDOS, MISMO CANDIDATO?: 1º DE MARZO.

Pero si pese al espíritu navideño no alcanzan acuerdos, los partidos tendrán una segunda oportunidad. Más acotada que la coalición, pero a la vez que les permite más libertad para jugar: las candidaturas comunes, esto es, que dos o más partidos registren al mismo candidato a gobernador (que es el tema que nos ocupa). Para ello pueden anunciar tal intención hasta 10 días antes del registro de candidatos, y de acuerdo al calendario electoral del instituto electoral, la fecha límite es el 1º de marzo, dado que el registro de candidatos inicia el 11 de ese mes. Diez semanas es lo que quedaría para tal definición, suficiente para esperar los movimientos de los adversarios –partidos o aspirantes a la gubernatura—, pero riesgoso ante la definición temprana de los otros contendientes.

  1. TIEMPOS POLÍTICOS

Enfrascados en la contienda interna entre muratistas y ulisistas, el PRI está aún sin horizonte claro para el próximo año. Entre el retorno al pasado que representan Alejandro Murat y Eviel Pérez, pierden tiempo para posicionar nuevas propuestas. Si el choque de trenes obliga a un tercero en discordia, tal vez el tiempo no les alcance para una propuesta ganadora.

Aunque su regreso podría ser por otra vía. Del lado de neo-“opositores” al PRI, como José Antonio Estefan o Gerardo Gutiérrez Candiani, quienes buscan ir por la coalición opositora, quienes protagonizan una desbocada carrera; inician tarde y mal, pues la incertidumbre los hace lanzar mensajes desesperados, algunos patéticos. Y Benjamín Robles Montoya, adelantado como candidato al posicionar su imagen a la población abierta, la importante ventaja que ha obtenido con su arranque, contrasta con la indefinición del partido por el que contenderá.

El manejo de los tiempos, legales y políticos, será clave en la contienda 2016.

 

Correo: victorleoneljuan.m@gmail.com

Twitter: @victorleonljuan