Diana Manzo/Corresponsal

JUCHITÁN, OAX.- La Caravana de observación civil y solidaridad por los Chimalapas exigió al gobierno Federal y de Oaxaca evitar derramamiento de sangre en la comunidad de San Francisco la Paz, agencia municipal que pertenece a Santa María Chimalapa, que desde el pasado 24 de Diciembre mantienen retenidos a cuatro ciudadanos que acusan de invasión de sus tierras.

Los comuneros chimas dieron ultimátum a las autoridades para el lunes 11 de Enero desalojen a los invasores en cuatro zonas que le pertenecen a esta comunidad (El pescadito, Emanuel 1 y 2 y la Gloria), de lo contrario quemaran vivo a David Vega Guerrero líder de los invasores.

El contingente encabezado por el  Centro de Derechos Humanos “Tepeyac” del Istmo de Tehuantepec A. C. y  la  Asociación Civil Maderas del pueblo del Sureste A. C.  hicieron un llamado enérgico a las autoridades para que tomen cartas efectivas en el asunto y no simulen  una solución, porque lo que se busca es la paz en esta región oaxaqueña.

Organizaciones civiles como Código DH, Centro Bartolomé, EDUCA, Bachillerato Comunitario de San Mateo del Mar, CEPROCOM, Vientos de Liberación del Istmo así como la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, integrantes del pueblo de San Dionisio del Mar,  entre otros, acompañaron a esta caravana civil y de solidaridad hasta San Francisco la Paz con la finalidad de escuchar las voces que defienden su tierra y territorio.

A su paso por la ciudad de Juchitán, los participantes fueron recibidos por mujeres voluntarias de la parroquia de San Vicente Ferrer y también escucharon la homilía que ofreció el sacerdote Lucio Santiago Santiago.

En la ceremonia litúrgica, el sacerdote entregó una cruz de madera, la cual recordó es la muestra de esperanza y solidaridad para el pueblo Zoque y Chinanteco de San francisco la Paz, asimismo entregó a cada uno una vela, que significa: El consuelo, dar la palabra de acción y ser voz profética comunitaria.

“Hermanos, ustedes como voluntarios de la palabra, los invito a ser profetas comunitarios, a dar una voz de consuelo de corazón a corazón, caminen con pasión y que se cumpla la encomienda”, resaltó el cura.

Al concluir la misa,  Marcelino Nolasco Martínez, coordinador  del Centro de Derechos Humanos Tepeyac A.C informó que el obispo Arturo Lona Reyes, quien es el presidente de esta organización junto con Maderas del Pueblo A.C organizaron esta visita a San Francisco la Paz para palpar la situación que viven y evitar un derramamiento de sangre.

“Nosotros buscamos la paz en la región del Istmo, queremos que se viva con tranquilidad, por eso vamos a San Francisco la Paz, porque queremos respuestas positivas”, abundó.

Por su parte, Miguel Ángel García Aguirre de la Asociación Civil “Maderas del Pueblo A.C.” expresó que desde hace más de medio siglo el pueblo Chima ha luchado por su tierra y territorio de forma pacífica pero firme.

“Son más de 162 mil hectáreas que  Chiapas ha invadido, recordamos a Patrocinio González Garrido quién fue secretario de Gobierno y también gobernador de Chiapas, él es el principal invasor de los zoques, y junto con su aliado David Vega, uno de los retenidos, quién tiene actas penales por secuestro y asesinato”, indicó.

García Aguirre puntualizó que la exigencia es que el gobierno federal a través del Ejercito Mexicano desalojen de forma pacífica a los invasores. “Lo que buscamos es la Paz en San Francisco la Paz, esas personas han dicho que con si hay orden del ejecutivo se irán, nosotros no queremos derramamiento de sangre, pero si el gobierno sigue necio a ser oídos sordos, entonces si habrá”.

Al igual  Conrado Solano,  comunero de la congregación de Benito Juárez, que pertenece a San Miguel Chimalapa recalcó que su comunidad apoya a San Francisco la Paz, porque consideran que la lucha por las tierras debe ser prioritario.

“El pueblo chima lo ha demostrado, sí el gobierno se niega a entrarle, nosotros lo haremos, porque el gobierno pocas veces ha querido hacerlo, somos un pueblo que ama su montaña, su selva; en cambio los talamontes solo quieren dinero y poder”.

El pasado 24 de Diciembre,   se efectuó en la comunidad San Isidro la  Gringa, Chimapala la retención de cuatro ciudadanos “Roberto Martínez Vidal, Joaquín Escalandón Vicario, Leonardo Juan Zárate y David Vega Guerrero, todos originarios de Uxpanapa, Veracruz; a quienes se les acusa de invasión territorial.

En la comunidad se vive una gran tensión, los hombres y mujeres no descansan un solo instante para cuidar con palos, machetes y rifles a los retenidos.

El alimento se ha escaseado en la tienda Diconsa, además no tienen luz eléctrica, el servicio médico llega también a cuenta gotas y en las escuelas se tomó la decisión de suspender labores, por miedo a que los estudiantes sean retenidos por parte de invasores de Chiapas y Veracruz.