A un mes del cierre de Aurrera, prestadores de servicio piden reapertura

DIANA MANZO

JUCHITÁN, OAX.- Mototaxistas, vendedoras ambulantes y taxistas pidieron a los directivos del consorcio Walmart filial de  la tienda departamental Bodega Aurrera Juchitán reabrir sus puertas, luego de que cerrará sus servicios al público el pasado 16 de marzo por la falta de condiciones de seguridad.

Señalaron que suman 37 días que desde la empresa Aurrera cerró sus puertas por los constantes bloqueos que había vivido en casi una década de permanecer abierta,  lo que ocasionó que unas 150 personas que dependían indirectamente de ella quedaran desamparados económicamente.

Estas 150 personas están agrupadas por 85 mototaxistas de diversas agrupaciones que tienen una base en la zona, así como 30 taxistas y 20 vendedores ambulantes.

Como parte de su apoyo los mototaxistas y taxistas colocaron calcomanías en sus unidades de motor con la leyenda “Queremos la reapertura de Bodega Aurrera”.

Orlando Ramírez Valdivieso, uno de los representantes de los mototaxistas declaró que los directivos les informaron que reabrirían la sucursal este miércoles, sin embargo por la inseguridad que se ha vivido en Juchitán en los últimos días, pospusieron la fecha hasta nuevo aviso.

Ramírez Valdivieso declaró que a pesar de que no dependían económicamente de la empresa, sin embargo el hecho de permitirles utilizar su piso para la venta de productos y prestación de servicios beneficiaba la economía de sus familias.

“Sí es necesario hacemos una tercera marcha para pedir su reapertura lo haremos, porque lo que necesitamos es el empleo, aquí la gente acudía durante las mañanas, tardes y noches, con el cierre nos vino a afectar mucho, si de por si tenemos un trabajo inestable, ahora será peor”, dijo.

En su cuenta de  la red social twitter Antonio Ocaranza, director de Comunicación Corporativa de Walmart de México y Centroamérica informó que por el momento la sucursal Bodega Aurrera Juchitán permanecerá cerrado.

El cierre definitivo de la sucursal  se debió a que el 19 de marzo, unos  70  trabajadores en las tiendas departamentales bodega Aurrera de Juchitán y de Ciudad Ixtepec fueron retenidos dentro de la sucursal por un grupo de personas que exigían una liquidación justa para dos empleados despedidos presuntamente de forma injustificada.

En Ciudad Ixtepec, unas  veinte personas se manifestaron en la tienda bodega Aurrera, en apoyo a Gabriel Corteza Pérez, trabajador que fue despedido presuntamente de forma injustificada.