Aranzazú Ayala Martínez | @aranhera | ladobe.com.mx

Marco Antonio había dicho que los policías lo estaban persiguiendo a él y a sus amigos con los que se juntaba a patinar en el zócalo de San Pedro Cholula. Días después, justo en el aniversario del asesinato de Ricardo Cadena, al muchacho que se juntaba a patinar en la rampa del zócalo, conocida como “la tarima”, lo detuvieron.

Hay pruebas de que al muchacho lo estaban acosando ya: un mensaje que circuló en Twitter con una captura de pantalla de su celular, que dice que desde hace varios días los policías “los quieren llevar sin que tengan nada” y una vez adentro les siembran droga. Al día de hoy, Marco sigue detenido.

Acoso y temor

Durante la visita del Relator especial de la ONU en materia de Derechos Humanos, Michel Forst, a la ciudad de Puebla, los papás de Ricardo Cadena se acercaron a él, frente a decenas de activistas y organizaciones de la sociedad civil. El señor Fernando Cadena le expuso no sólo el caso del asesinato su hijo, sino la alarmante situación de acoso hacia los jóvenes que patinan en Cholula, enfatizando que se enfrentan a un constante acoso por ser los que se juntan en el zócalo con sus tablas.

Don Fernando dijo que la situación con los jóvenes es preocupante, pues además del acoso, les siembran droga y los persiguen, haciendo que en vez de que acudan con tranquilidad a los espacios públicos ahora teman ir y los eviten. Incluso dijo que los padres de familia al enterarse de lo que les pasa a sus hijos, en vez de alzar la voz o cuestionar les prohíben ir al zócalo, para no meterse en problemas con la policía de Cholula.

Cada vez son menos los jóvenes que se juntan en “la tarima” porque tienen miedo. El viernes 29 de abril Lado B platicó con el señor Fernando Cadena y varios jóvenes que contaron (con la condición de reservar sus nombres por temor a represalias) cómo es que a algunos los han seguido los policías cuando se van del zócalo, luego de patinar, o cómo los merodean, le han sembrado droga o sólo los detienen para después quitarles su dinero. De hecho al único que no habían detenido era a un chico de 15 años, porque era “el nuevo”. Los demás le dijeron riendo que se esperara, porque también le iba a tocar, como a todos. Incluso a un niño de 13 años ya lo han acosado los policías, como confirmó él mismo, tímido, haciendo una pausa en su rutina con la patineta.

Emmanuel Audelo, de la A. C. Habitajes, organización que trabaja con juventudes, cultura de paz y prevención social de las violencias, y que lleva un año acompañando a la comunidad de San Pedro Cholula, dijo a Lado B en entrevista que la situación del acoso a los jóvenes la conocieron desde un diagnóstico inicial cuando llegaron. “Fueron en ese entonces como unos 13 jóvenes hombres y mujeres y padres de familia, fue en ‘la tarima’ en un contexto de fiesta de pueblo, estaba lleno de juegos de feria, mucho ruido, estaba lloviendo, entonces fue difícil poder profundizar en esto y eran nuestros primeros acercamientos a la comunidad”, explicó Emmanuel. En esa primera exploración de lo que era ser joven en Cholula los chicos y algunos de sus padres y madres les comentaron que el ser joven y reunirse a patinar en “la tarima” era mal visto, que implicaba recibir una etiqueta. Algunos reconocieron durante el diálogo que habían sido detenidos e intimidados: a uno lo llevaron a los separos y lo golpearon mientras lo mantenían hincado.

Aduelo dijo que ese documento les sirvió para tener una primer fotografía de lo que estaba sucediendo pero posteriormente al continuar trabajando en Cholula supieron que la única institución que se ha acercado a “la tarima” es la policía. Eso, comentó, “contradice mucho su idea de una política en materia de juventud, porque no hay una idea así, simplemente es estar hostigando, estar todo el tiempo limitando la vida pública de este grupo de jóvenes”.

El señor Fernando Cadena, quien desde la muerte de su hijo Ricardo, asesinado por el subdirector de Seguridad Pública de San Pedro Cholula, se ha involucrado con los jóvenes que patinan, dijo que no ha habido un acercamiento de las autoridades, excepto un mensaje en twitter del edil José Juan Espinosa asegurando que los chavos consumen drogas y por eso ha habido detenciones.

“La realidad es que hay obviamente un problema de droga con nuestros jóvenes en Cholula pero es una cuestión de salud pública, no es para que le estén sembrando droga y no sé qué pretendan, (…) porque realmente están metiendo inocentes a la cárcel sólo para sacarles dinero y asustarlos”, denunció en coincidencia con la opinión de Emmanuel Audelo.

Nota completa: http://ladobe.com.mx/2016/05/denuncian-criminalizacion-de-jovenes-en-san-pedro-cholula/