brightness_2
Clima en Oaxaca
22‎°C
"Estamos con el corazón dolido": Arzobispo de Oaxaca
Por Paulina Ríos Olivera
27 de junio, 2016
Comparte

Paulina RÍOS

OAXACA, (#página3.mx).- El arzobispo de Antequera, José Luis Chávez Botello, afirmó que “este domingo nos encuentra con el corazón dolido y con graves preocupaciones” ante los graves hechos de violencia, y anunció que los obispos de Oaxaca piden una tregua inmediata a autoridades y magisterio.

En la víspera de celebrarse la segunda mesa de diálogo entre la Secretaría de Gobernación (Segob) y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), pidió que “no se limite a negociaciones y soluciones pasajeras”.

En la tradicional conferencia de prensa dominical, celebrada ahora en la Basílica de la Soledad, el jerarca católico refirió la visita del Papa Francisco a Armenia, ciudad que en los últimos años ha sido de genocidio, pero donde los cristianos “están siendo luz y fermento” para alcanzar la paz.

En ese marco, dijo que ese es el llamado para todos aquí en el estado.

“Encontrar la paz con justicia, pero por el camino que nos marca el Señor.

Yo quiero insistir: no basta hablar de derechos humanos, no basta hablar de valores, el creyente tiene que referirse a Dios. Valores sí, pero desde Dios y como Dios los entiende. Valores sí, pero como el Señor nos lo pide, el cuidar la vida, el defender, precisamente el bien”, alentó.

Por ello, en nombre del Obispado de Oaxaca, llamó a toda la sociedad “y muy particularmente a las autoridades y a los maestros” a realizar de inmediato una tregua que propicie una seria reflexión, serene los ánimos y permita sentar las bases de un diálogo propositivo y transparente, con pasos y logros graduales.”

Invitó que el diálogo de este lunes, sea “un diálogo que con sinceridad, prudencia y honestidad busque soluciones a las causas del conflicto social que nos afecta a todos y no se limite a negociaciones y soluciones pasajeras”.

Pidió un diálogo sustentado en valores humanos, como el respeto a la vida y a la integridad de las personas, a la justicia social, cimentado en la verdad, que abone a la unidad y dé prioridad al bien de toda la sociedad, un diálogo que genere acuerdos claros y sustantivos”.

Asimismo, consideró necesario dar seguimiento a la mesa de diálogo, a través de un Comité ciudadano imparcial integrado con miembros representantes de diferentes sectores de la sociedad, con capacidad profesional y calidad moral para vigilar el cumplimiento de los acuerdos.

“Que sea el puente de las preocupaciones, urgencias y apoyos de la sociedad, a los diferentes actores; que también informe y motive una participación cada vez más activa y responsable de la sociedad.

“Exhortamos a todos y damos este mensaje, invitándonos a tomar este camino, quizá el más largo, pero el más efectivo y que va a la raíz”, puntualizó durante la lectura del comunicado intitulado: “Tregua general, reflexión y diálogo para la paz con justicia”.

Tras exponer que los hechos lamentables de los últimos días “nos duelen y nos interpelan a todos”, lanzó una reflexión:

¿Qué nos ha dejado la violencia y posturas enfrentadas?: Muertos, heridos, saqueos, y vandalismo en diferentes lugares, enfermos no atendidos y miles sin poder transitar o trabajar para llevar el sustento diario a su familia.

Se ha hundido en el dolor a las familias y dañado más a toda la sociedad.

Es necesario reconocer y respetar los derechos de todos, es urgente detener toda expresión de violencia, donde quiera que se manifieste, para tomar y recorrer juntos el camino que busca soluciones justas a los problemas sociales, manifestó.

Invitó a la sociedad a reflexionar sobre esa situación, y a los creyentes, pedir de corazón a Dios que en la resolución del conflicto que enfrenta Oaxaca haya “la sabiduría que busque el bien por encima del mal”, y rogó:

“Escuchémonos y démonos la mano para que no se derrame más sangre humana por diferencias y conflictos sociales. La mayor riqueza de Oaxaca es su gente, somos testigos de sus valores culturales y religiosos, de sus devociones profundas y bellas costumbres, sobre todo de su generosidad y gran corazón.

“Todos queremos un Oaxaca mejor y el bien del país. Si hay buena voluntad, reconoceremos el bien común y trabajaremos para alcanzarlo, aportando cada uno lo que le corresponde para conservarlo y fortalecerlo.

“Pretender y mantener a toda costa nuestros intereses particulares sobre el bien común es lo que nos está dividiendo, enfrentando y matando. “Superando egoísmos y cerrando el paso a corrupciones y a toda violencia, tendremos la certeza de que estamos avanzando seguros hacia mejores días para todos”, aseveró.

También expuso que los obispos de la Provincia de Oaxaca se solidarizan “con las familias de los que fallecieron y de los heridos, con los que han perdido su trabajo y con todos los que sufren”.

Comparte