Feligreses y agentes de Pastoral del templo de los Siete Príncipes esperando al sacerdote Carlos Franco, a las puertas del penal de Ixcotel.
Paulina Ríos/Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El juez del Juzgado Cuarto Penal, Juan Gómez Ríos, otorgó el auto de libertad al Vicario de la Catedral Metropolitana de Oaxaca, Carlos Franco Pérez Méndez, por falta de elementos del presunto abuso sexual agravado por el que fue detenido el pasado 15 de julio, luego de la denuncia que interpuso la presunta víctima.

Antes de que venciera el término constitucional, el juez otorgó la libertad del presbítero Carlos Franco Pérez Méndez, quien desde el pasado 10 de abril fue separado de su cargo eclesiástico “como medida preventiva” y con el fin de facilitar las investigaciones civiles y eclesiásticas.
Según fuentes oficiales, el Vicario de Pastoral de la Catedral de Oaxaca fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y trasladado al Centro Penitenciario de Miahuatlán de Porfirio Díaz por su probable responsabilidad en la comisión del delito de violación equiparada agravada en perjuicio de un joven trabajador del templo.
Según el expediente penal 274/2016, la denuncia fue presentada el 29 de marzo de 2016 por un joven que prestaba sus servicios en diversas parroquias, pero que hacía cuatro años, en el año 2012, llegó a la Catedral de Oaxaca.
Los presuntos hechos ocurrieron la madrugada del pasado 25 de marzo después de tomar mezcal cuando el cura comenzó a acariciarlo, lo jaloneó, se golpeó la cabeza y ya no supo que pasó.
Al despertar se dio cuenta que fue ultrajado y decidió avisar a sus padres y denunciar el hecho, mientras que el arzobispo solo se limitó a decir que se abriría el caso correspondiente.
De acuerdo con fuentes policiales, no es creíble la declaración del ofendido porque en primer lugar presentó la denuncia a destiempo, no vio a su agresor porque se quedó dormido y porque nunca refiere que el sacerdote haya sido el del ataque sexual.
Trascendió que si la parte acusadora o la Fiscalía se inconforman ante el veredicto, el sacerdote tendrá que apersonarse; sin embargo lo hará en libertad.
Al salir del penal de Ixcotel, el sacerdote fue recibido por al menos una decena de fieles católicos que desde el mediodía de este lunes esperaban la determinación del juez del Juzgado Cuarto Penal, Juan Gómez Ríos.
En la víspera, el arzobispo de Antequera, José Luis Chávez Botello, rechazó que encubra a sacerdotes pederastas o violadores; al contrario, dejó entrever que este caso podría tratarse de una cortina de humo porque “fíjense cómo estas cositas (la violación de un joven) salen cuando hay problemas serios en la sociedad, cuando hay problemas así (como el conflicto magisterial) o cuando hay alguna acción, a veces estas llamadas fuertes (como Nochixtlán)”.
Sobre la postura del padre Alejandro Solalinde Guerra, quien exigió al arzobispo que renunciara y dejara de proteger a curas pederastas, soltó: “No sé por qué él pide esto, se me hace raro que lo diga. Es una opinión, pero todos tenemos que ir a la verdad”.
En su cuenta de Twitter el fundador del albergue Hermanos en el Camino redactó: “@padresolalinde: Ya está preso el sacerdote Carlos Franco, Vicario General de Pastoral en Oaxaca, por actos de pederastia. Sr. Arzobispo, renuncié!”
En otro tuit subido a la plataforma de esa red social recordó: “@padresolalinde El Papa Francisco ordenó a obispos encubridores de pederastas, que renunciaran. Usted encubrió a su Vicario Carlos Franco, renuncié!”.
En otro mensaje explica: “@padresolalinde El jueves santo Carlos Franco, Vicario de Pastoral de Oaxaca, abusó sexualmente de un hijo de dirigentes católicos. El Arzobispo lo encubrió”.