Conferencia de prensa de la Arquidiócesis Antequera Oaxaca. Foto: Paulina Ríos.

Paulina RÍOS

OAXACA, (#página3.mx).- El Arzobispado de Antequera Oaxaca rechazó que su titular, José Luis Chávez Botello, encubra a sacerdotes pederastas o violadores sexuales, esto tras conocerse el pasado 15 de julio la aprehensión de Carlos Franco, quien fuera Vicario de la Catedral, al ser acusado de violación agravada, y por lo cual el padre Alejandro Solalinde pidiera al prelado renunciar.

En la tradicional conferencia de prensa dominical que el Arzobispo ofrece en la Catedral, consideró como una “cortina de humo” hacer público este tipo de situaciones -a las que calificó de “cositas”-, cuando en Oaxaca hay temas o acciones fuertes.

“Y, fíjense cómo estas cositas salen cuando hay problemas serios en la sociedad, cuando hay problemas así o cuando hay alguna acción, a veces estas llamadas fuertes”, expuso.

Respecto a la exigencia que vía Twitter le hizo el sacerdote y activista de los derechos humanos de las personas migrantes, Alejandro Solalinde, se mostró sorprendido por esta petición y le exhortó “ir a la verdad”.

“Ah, no sé por qué él pide eso, verdad?. Si él tiene, qué diríamos, los hechos en la mano… se me hace raro que lo diga, pero ahí está, pues es una opinión, pero yo pienso que todos tenemos que ir a la verdad y cuidar eso”, respondió.

Y para argumentar que no encubren a sacerdotes que presuntamente cometen delitos, informó que como Arquidiócesis enviaron una carta a la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca para manifestarle que hay “plena y clara voluntad de que las investigaciones se realicen y concluyan con estricto apego a la verdad y a la Ley”.

Acompañado del Secretario Canciller, Lorenzo Fanelli de Liddo; y del  Vocero de la Iglesia, Guadalupe Barragán, el Arzobispo relató los hechos sobre la acusación que pesa sobre quien hasta e 10 de abril fuera el Vicario de la Catedral de Oaxaca.

  • “Esto fue este año y el mismo día que me dicen que hay esa preocupación (Domingo de Resurrección, 27 de marzo/2016), no me lo dicen ellos, me lo dice una persona, ya en la noche, y a mí me urgía salir el lunes temprano a asuntos de la Conferencia Episcopal que no podía dejar.
  • “Entonces ya en la noche al ver las dudas y la seriedad de lo que podía ser, pedí que aunque fuera de noche llegaran esas personas, porque fue a través de otra persona que me enteré, porque hay personas que se interesan por pronto curar, por pronto encontrar la verdad. Yo creo que es importante esto.

Sostuvo que pidió a los familiares que acudieran ante las autoridades para hacer la denuncia correspondiente y “una vez avisando a las autoridades ya queda en manos del fiscal, y “la justicia para que sea de veras, tiene que tratarse precisamente ahí, donde deben llevarse las pruebas”.

-Arzobispo, apelando a los mandamientos de la Iglesia, de no mentirás, ¿cuántos casos de abuso sexual o pederastia en Oaxaca conoce Usted?

-No, de que yo conozca, así con todo, diríamos con todo esto (con pruebas), una cosa es lo que se diga y otra cosa es de veras tener los datos. A veces unos señalan a medios de comunicación pero no hay ahí. Yo he repetido muchas veces, si tienen de veras eso, (les digo) avisen de inmediato a las autoridades, familiares o los que sepan bien”, manifestó el prelado.

Y tratando de que no se magnifique más el caso, argumentó que estos abusos no se reducen solo a Oaxaca, si no que es generalizado, recordando que se hicieron más visibles desde conocerse el caso del Padre Maciel.

“Yo pienso que así tienen que verlo también ustedes. Cuando hay un acomodo general, cuando se descuida la educación de calidad, cuando más bien se va corrompiendo una sociedad, esto pega a todos y de alguna manera marca.

La Iglesia ha estado atenta y ustedes se dan cuenta cómo se reaccionó con este sacerdote y con otros, y no solamente con ellos. Aquí en Oaxaca, en cuanto supimos algo, en cuanto se dice, nosotros hemos actuado de inmediato, reiteró.

Aseveró que además de las investigaciones internas de la Iglesia, debe acudirse a las autoridades gubernamentales.

O sea “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”?

-Sí, sí, eso es lo que le toca. Entonces, en los únicos dos casos en que ha habido denuncias, a veces se dice hay muchos, pero yo pienso que son rumores que quieren hacer daño y quieren confundir a la sociedad, explicó y pidió honestidad en la información.

“Si alguien comete un delito, él tiene que responder ante la autoridad y por eso nosotros de inmediato avisamos a la autoridad civil para que investigue”.

Asimismo, expuso que la Iglesia no ha podido continuar con su proceso interno de investigación porque los acusadores ya no volvieron y se quedaron solo con las autoridades ministeriales.

En tanto, el Secretario Canciller aclaró que “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” no es para descargar responsabilidades, ya que ahora es competencia judicial y ante ello  el sacerdote acusado está completamente separado de su ministerio y no puede ejercer ningún tipo de cargo hasta que la autoridad civil competente emita su juicio final.

La Iglesia va a apoyar al padre con un abogado defensor y va a correr con los gastos?

-No. Como Iglesia no podemos presentar ni presentamos. Él tiene que, porque es delito personal, él tiene su abogado, si es que sale culpable, allá él, concluyó.

Aquí puedes ver la lectura del comunicado de la Arquidiócesis sobre el caso del sacerdote recién aprehendido, intitulado “La verdad, camino irrenunciable de la justicia”.