Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La organización defensora de la Libertad de Expresión Article 19 condenó la detención arbitraria de los periodistas Sergio Cruz y Erwin Axel Aragón, quienes además torturados por policías municipales en la capital del estado de Oaxaca.

Y exigió a las autoridades del estado de Oaxaca, particularmente a las corporaciones de seguridad pública a nivel estatal y municipal, a respetar y garantizar el desarrollo pleno del ejercicio periodístico, condenando cualquier acto tendente a obstruir, criminalizar o realizar injerencias arbitrarias con el objeto de impedir el libre flujo de información.

Además, demandó a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca a investigar los hechos cometidos el pasado 12 de agosto, de manera diligente, seria, imparcial y exhaustiva, conforme a los estándares internacionales, conduciendo las investigaciones bajo los delitos de tortura, privación ilegal de la libertad, robo y los demás delitos que se acrediten contra los agente de policía agresores del municipio de Oaxaca de Juárez.

También pidió dictar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los reporteros agredidos y que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión atraiga el caso.

Relató que la mañana del viernes 12 de agosto, los reporteros gráficos, colaboradores de Politik y Diario Rotativo, cubrían un accidente de tránsito cuando elementos de seguridad pública les exigieron se identificaran. Cruz le mostró a uno de los policías su credencial de prensa, en ese momento intentaron arrebatarle su teléfono móvil. Cuando Aragón tomaba fotografías de las agresiones, alrededor de siete policías los golpearon y les quitaron sus pertenencias, entre ellas su equipo de trabajo.

Los funcionarios forzaron a Aragón y a Cruz a subir a la patrulla municipal 977 para ser trasladados. Durante la detención, uno de los oficiales golpeó a los dos reporteros con la culata de una escopeta, provocándoles lesiones en el cuello, la espalda y la cabeza. El mismo les apuntó con su arma, cortó cartucho y amenazó con dispararles.

Durante el traslado, los municipales les preguntaron información personal. Obligaron a Aragón a decirles dónde trabajaba, su estado civil, su domicilio, los nombres de sus familias, e incluso, dónde estudia su hija.

Conforme a los estándares internacionales en materia de tortura, así como la Ley Estatal para Prevenir y Sancionar la Tortura de Oaxaca, se acredita el delito de tortura por todo acto que inflija dolores o sufrimientos físicos o mentales, como medio intimidatorio, castigo, para obtener información o con cualquier otro fin, cometidos por funcionarios públicos.

Antes de ser presentados ante el juez calificador, el medico legista omitió certificar si hubo maltratos durante su detención y nunca pudieron ver el contenido de los partes médicos.

En el cuartel, pretendieron acusarlos por los delitos de lesiones, daño en propiedad ajena y usurpación de funciones. Incluso, les negaron realizar alguna llamada y establecer contacto con sus familiares.

Después de 3 horas y media, ninguna de las acusaciones realizadas por los policías agresores pudo ser comprobada, por lo que fueron liberados.

Los policías borraron todo registro de las agresiones de las cámaras y teléfonos celulares de los periodistas. Además de entregar los equipos sin fotografías y videos de los hechos, les devolvieron menos de la mitad del dinero que estaba bajo resguardo.

En entrevista con ARTICLE 19, Aragón y Cruz refirieron que el mando que se encontraba al frente del destacamento de policías amenazó con denunciarlos si ellos hacían lo mismo. Además, buscarían a las personas involucradas en el accidente de tránsito para que testifiquen en su contra.