Jaime GUERRERO

OAXACA (#pagina3.mx).- La diputada federal del PRD, Karina Barón Ortiz, advirtió que el los 60 mil millones de pesos que propone el gobierno federal, recortar al presupuesto del campo, dejará en la indefensión a las familias de ese sector, porque también desaparecerán programas destinados a las mujeres.

De acuerdo a la Presidenta de la Comisión del Programa Especial Concurrente, es grave el recorte proyectado al sector agrario, porque se reduce en un 30 por ciento de forma general a todos los programas del sector, elimina el Promete, el cual es el principal esquema de apoyo a las mujeres.

La Secretaría de la Comisión de Agricultura, lamentó que también se eliminan el Programa de Concurrencia con las entidades federativas, a través del cual se hacen mezclas con los Estados, como es el caso de la Sedafpa, además de que se eliminaría el programa del maíz.

Barón Ortiz, calificó como una injusticia para el sector porque el 80 por ciento de unidades de pequeños productores, se alcanzan a beneficiar solo con el 35 por ciento del presupuesto general. El resto va a los grandes empresarios y productores.

En medio de esos esquemas de apoyo, lamentó que México importe más alimentos, perdiendo la soberanía alimentaria y no se garantiza el derecho a la alimentación de todos los mexicanos y mexicanas.

Barón Ortiz, advirtió que si no se garantiza la producción de los básicos del campo, se deja desprotegido al país, mientras que la dependencia alimentaria del extranjero creció al 40 por ciento en maíz, frijol, trigo, gastando 13 mil millones de dólares en la importación de esos granos, cuando existen las condiciones de producirlos.

“Nos dicen el gigante dormido”, lamentó.

Refirió que el pasado viernes, organizaciones campesinas, realizaron una gran concentración en la Ciudad de México para exigir un mejor presupuesto para el campo.
Y es que el 2016, se aprobaron 84 mil millones de pesos para el presupuesto del campo, para el 2017, se proyecta un presupuesto de 60 millones de pesos.
“No se puede quedar así, porque se estaría dejando en estado de indefensión a los productores y los consumidores, porque desaparecen programas.
Lamentó que continúen las dádivas en programas de combate a la pobreza que no radican la pobreza. “La gente no quiere dadivas, quiere oportunidades de crecimiento y Oaxaca y el Sur-sureste tiene todos los elementos para producir los alimentos que consumir”, afirmó.