Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) instauró un procedimiento administrativo contra los Servicios de Salud en Oaxaca por el irregular almacenamiento y mal manejo de más de media tonelada de medicamentos caducos, pese a que dichos residuos son peligrosos.

La Delegación de la Profepa en la entidad obliga a la Secretaría de Salud de Oaxaca a dar disposición final adecuada a 28 mil 404 piezas (564 kilogramos) de medicamentos caducos llamados Cyclofem (Fermidol-Medroxiprogesterona-Estradiol), ya que dichas medicinas son consideradas como residuos peligrosos.

Cyclofem es un anticonceptivo hormonal inyectable de aplicación mensual que previene el embarazo.

Inspectores federales de la Profepa realizaron una visita de inspección a un establecimiento de la Jurisdicción Sanitaria 1 de los Servicios de Salud en Oaxaca, donde constataron que dicho lugar no contaba con el registro como generador de residuos peligrosos ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A través de una denuncia ciudadana, la Profepa verificó que la empresa carecía de la auto-categorización y tampoco contaba con las bitácoras de generación de dichos residuos, así como los manifiestos de entrega, transporte, recepción y constancia de disposición final de los mismos.

Por ello, esta Procuraduría instauró un procedimiento federal administrativo a efecto de dictar las medidas de urgente aplicación, correctivas y de seguridad necesaria para evitar un daño o riesgo ambiental, así como puntual seguimiento a la disposición final adecuada de los medicamentos caducos encontrados en la visita de inspección.

La Profepa vigila a empresas que realizan actividades que puedan causar daños o deterioros a los recursos naturales y contribuye a disminuir el riesgo de contaminación, con repercusiones peligrosas para los ecosistemas y a  la salud pública.