Jaime GUERRERO

El gobierno capitalino de José Antonio Hernández Fraguas, salió en defensa del subsecretario de Finanzas  durante la administración del hoy exgobernador Gabino Cué Monteagudo y actual tesorero municipal, Jorge Carbonell Caballero, de presuntos malos manejos en el Fondo de Pensiones.

Al salir a reiterar -en un comunicado oficial- que  en el caso del adeudo de las pensiones del Gobierno de Oaxaca de Juárez, que asciende a 19.3 millones de pesos de cuotas retenidas a trabajadores y cuotas patronales no enteradas, no se encuentra presupuestado a través de adeudos de años anteriores, ni en el decreto de Presupuesto del ejercicio fiscal 2017 y tampoco en las cuentas bancarias con corte al 1 de enero.

“Carbonell Caballero ratificó que con corte al primero de enero del presente año, únicamente se encontraban en cuentas 1.6 millones de pesos, recursos que resultan insuficientes para cubrir los 27.5 millones de pesos que se adeudan a los trabajadores del Gobierno Municipal por concepto de pensiones, prestaciones sindicales, finiquitos, entre otras prestaciones sindicales”, plasmó la administración de Hernández Fraguas.

Sin embargo, al salir al paso de los señalamientos del ex edil capitalino y hoy secretario de Administración, Javier Villacaña Jiménez, en el comunicado de la administración de Hernández Fraguas se aclaró lo siguiente:

“Tomé posesión como Subsecretario de Egresos de la Secretaría de Finanzas el 16 de septiembre del año 2012 y a partir de esta fecha hasta el acto de entrega – recepción con fecha 30 de noviembre de 2016, ni en el reglamento de la Secretaría de Finanzas o en alguna otra normatividad, se encuentran especificadas sus obligaciones en cuanto a control, pago o manejo del fondo de pensiones”, asentó.

“Lo anterior, responde a que la función principal de este cargo, se centra en la formulación del Decreto del Presupuesto de Egresos de cada ejercicio fiscal y controlar el presupuesto durante todo el año”, completó.

Carbonell Caballero destacó en el comunicado municipal que desde el año 2012, cuando ocupaba el cargo de Subsecretario de Egresos y hasta el momento de la entrega-recepción, las finanzas estatales siempre registraron un superávit primario o presupuestal durante los últimos cuatro años de la administración estatal 2011-2016.

“Los pagos a prestadores de servicio y dependencias de gobierno, incluyendo pensiones, jamás han sido ni son responsabilidad de la Subsecretaría de Egresos del Estado”, atajó.

“Por todo lo anterior, el Tesorero Municipal reiteró que no es facultad ni responsabilidad de la Subsecretaría que representaba (en el gobierno de Cué Monteagudo), la de controlar el Fondo de Pensiones del Gobierno del Estado, por lo que rechaza y manifiesta que en absoluta falsedad esta alusión a su persona pueda tener veracidad o certeza alguna, ya que en ningún momento se ha violado alguna normatividad ni violentado facultades o funciones que vinculen el tema de pensiones al encargo que desempeñó como Subsecretario de Egresos de la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado”, plasmó la defensa.

De paso, consideró las acusaciones son “meras distracciones a la problemática del fondo de pensiones, que son las finanzas públicas municipales recibidas”, concluyó.