Jaime GUERRERO

OAXACA, (página3.mx).- De acuerdo con el Semáforo Económico, realizado por la Organización “Cómo Vamos México”, la entidad padece de una pobreza laboral del 62.6 por ciento, por encima de la media nacional que es del 38.9 por ciento, ubicándose en los primeros sitios en el rubro.

En todas las evaluaciones y diagnósticos que contienen informes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) y de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), establece en Oaxaca, en semáforo rojo.

Al dejar la administración estatal, Gabino Cué Monteagudo se registró un crecimiento económico 1.1%, al cuarto trimestre. La meta era crecer al 4.5% anual.

Con la nueva administración de Alejandro Murat Hinojosa se reportan 677 empleos formales generados acumulados, al primer trimestre de éste 2017. No obstante, la meta es crear 9 mil 650 empleos acumulados al segundo trimestre.

En contraparte, el crecimiento económico de Aguascalientes, Querétaro y Guanajuato, a un ritmo promedio de 5.5 % anual en los últimos cinco años.

En la zona centrosur y oriente, la Ciudad de México, presenta un mejor desempeño que sus vecinos en todos sus indicadores. Durante 2016 generó casi 10 mil empleos formales adicionales a los que necesitaba para dar cabida a la población que se incorporaba al mercado laboral, y presenta los segundos niveles de productividad laboral más altos del país con 277 pesos por hora trabajada.

En el sur, Quintana Roo es el estado excepción. Después de los estados del Bajío, es el estado con mayor crecimiento económico en los últimos cinco años, a un ritmo de 5.1 % promedio anual. Sin embargo, Quintana Roo es el ejemplo perfecto de disparidades dentro del mismo territorio. Quintana Roo no es únicamente Cancún o la Riviera Maya, sino un conjunto de 11 municipios donde se ha dejado de prestar la atención necesaria para alcanzar el deseado “desarrollo incluyente”, establece el diagnostico.

Oaxaca, tiene una productividad de 65 pesos, del cuarto trimestre del 2015 al cuatro trimestre del 2016. La meta de la nueva administración, es generar más pesos producidos por hora trabajada.

Y es que la pobreza laboral en Oaxaca pasó del 63.2% a 62.6%, de primer trimestre de 2016 a primer trimestre del 2017. La meta según “Cómo Vamos México”, es reducir el porcentaje de la población que no puede adquirir canasta alimentaria con su ingreso laboral.

Mientras que en la informalidad, al encontrar una forma de subsistencia económica-laboral, se registra un incremento de 74.6% a 75.2%, del primer trimestre 2016 a primer trimestre del 2017, la mayor al nivel nacional, con un 52.7%.

Cómo Vamos, dividió al país en cuatro zonas: norte, centronorte y occidente, centrosur y oriente, y sur. Los estados de la zona norte y Bajío del país han tenido una bonanza económica no observada por la zona sur. Pero lo que quedó manifiesto es que las brechas regionales no han disminuido en lo más mínimo.

La organización aclara que dentro de cada zona existen algunos estados particulares que rompen los estereotipos, cuyas características podrían asemejarse a las de sus vecinos, pero por alguna razón tienen un desempeño económico distinto al de su región.

La actual administración ha promovido un programa que pretende atender esas desigualdades regionales: la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (ZEE). Aunque es un proyecto que aún se encuentra en etapas de desarrollo, considera que no se debe apostar a que sea la solución absoluta a la disparidad regional.

Reconoce que la prosperidad tarda años en construir, pero mucho menos tiempo en destruir. “Mientras no se transparente en su totalidad el uso de recursos públicos, ni se respete el Estado de derecho de manera ininterrumpida, ni se hagan planes de desarrollo de largo plazo, las palabras “desarrollo incluyente” no se convertirán en realidad”, advierte.