María de los ÁNGELES NIVÓN

Sin duda alguna fue uno de los funcionarios oaxaqueños que más conoció los entripados de los conflictos sociales en Oaxaca, de las organizaciones, de los dirigentes, puesto que el cargo como titular de la Secretaría General de Gobierno desde la época de Diódoro Carrasco Altamirano, se lo permitió.

Sin embargo, Héctor Anuar Mafud Mafud hoy dista mucho de ser aquél político que con actitud enfrentaba los problemas que a diario se presentaban en las históricas oficinas de la General en Palacio de Gobierno, aunque siempre ha sido gruñón, al menos resolvía los temas álgidos que ponían de cabeza a los gobiernos en turno.

Ordenaba, corregía, fiscalizaba, no se le iba nadie vivo.

Hoy, los tiempos cambiaron desde aquella fatídica fecha del 2006. Oaxaca ya no es la misma.

Lamentablemente a diario siguen observándose marchas, plantones, protestas por todos lados, cierre de carreteras, hay una inacción de la Segego y aunque a Mafud lo pusieron ahí pensando que por conocer a las organizaciones podría contener un poco las protestas, lo cierto es que seguimos en las mismas, cada día con acciones más radicales de inconformidad de los grupos sociales más virulentos.

Y aunque en este asunto de la inoperatividad de Segego confluyen muchos factores que van desde la cero aprobación del Plan Estatal de Desarrollo que sigue atorado en la LXIII Legislatura, salvo que este jueves que hay sesión extraordinaria pueda ser aprobado, hasta el desconocimiento total sobre la normatividad que rige a Oaxaca de la nueva clase política gobernante, “los yupis”.

A ello habría que agregarles a los subsecretarios que tiene Mafud en la Segego, como el subsecretario de Gobierno, Carlos Ramos Aragón, candidato perdedor a la presidencia municipal de Pinotepa y ex diputado estatal, que tampoco sabe operar nada.
También el subsecretario de Desarrollo Político, José Luis Echeverría, ex funcionario del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca, sin experiencia en el ramo de la gobernabilidad, pero ahí lo sostienen quién sabe a honras de qué o por qué tanta condescendencia con un personaje que no aporta nada a Oaxaca.
Y el colmo, Mafud Mafud nombró como Subsecretario de Fortalecimiento Municipal, a Maylo Gómez Aguilar, quien fuera secretario particular de Arturo Peimbert Calvo, Presidente del Consejo de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, ligado al sexenio de Gabino Cué Monteagudo y sin nada de experiencia en el ramo de atención a los municipios.
Está también el subsecretario Jurídico y Asuntos Religiosos, Joaquín Velásquez Ceballos, es también director del Cilseo y colaborador cercano del ex titular de Segego, Alejandro Avilés Álvarez, tampoco sabe cómo operar los temas políticos y los conflictos sociales.

Es decir, Héctor Anuar Mafud si acaso solamente nombró a un subsecretario, que se supone es gente de todas sus confianzas, como Maylo Gómez Aguilar, pero que no tiene ninguna experiencia en el ramo de la operatividad municipal y esa improvisación en los cargos es la que le están dando en la torre a la gobernabilidad en Oaxaca.

Esa inexperiencia de los subsecretarios de Segego, más las funcionarias y funcionarios improvisados que están en el gabinete y la falta de conocimiento de los “yupis” que están en Palacio de Gobierno, que son la nueva clase gobernante que decide en Oaxaca, es lo que ha atorado la operatividad y que la actual administración gubernamental no pueda caminar de forma tersa.

Súmenle los reclamos y demandas de falta de atención y de cumplimiento al rosario de peticiones de las organizaciones sociales, y como ejemplo está Antorcha Campesina quienes argumentan que el Gobierno de Oaxaca tiene un gran pendiente con ellos de 2 mil millones de pesos rezagados que jamás les cumplieron.

Anualmente a Antorcha Campesina le otorgan entre 120 y 140 millones de pesos para obras y proyectos productivos, mientras que al Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT), 100 millones de pesos al año, y los municipios que se jodan, no hay actualmente mezcla de recursos y ya empezaron a reclamar las autoridades municipales.

Con justa razón. Las autoridades municipales deberían estar por encima de las organizaciones sociales, pero desde el sexenio pasado de Gabino Cué, empoderaron a los grupos radicales.

¿Cómo es posible que a las organizaciones sociales les den tanto dinero? …De verdad no tienen llenadera, son un barril sin fondo o díganme ustedes estimados ciberlectores ¿en qué le ayudan a Oaxaca?

En nada, cada sexenio, así como hay nuevos funcionarios multimillonarios, también dirigentes o “luchadores sociales” que salen ricos, mientras sus agremiados se siguen muriendo de hambre.

Es el cuento de nunca acabar, caray.

La Segego debería estar ahí para atender a los municipios, porque para eso tiene a la Subsecretaría de Fortalecimiento Municipal, pero no cumplen con su responsabilidad y no tarda en saltar la liebre, porque los presidentes municipales ya están molestos, no tienen mezcla de recursos para ejecutar obras de beneficio social.

También están los constructores que reclaman obras, y temen que les pase lo mismo que el sexenio pasado, que todas las licitaciones se fueron para empresas foráneas, justo este miércoles ofrecieron rueda de prensa los del Colegio de Arquitectos, que denunciaron la parálisis económica por falta de obras. 

Aunque este tema corresponde a Sinfra, que tiene un techo financiero de 200 millones de pesos anuales, se desconoce si su titular Fabián Herrera ha emitido convocatorias para licitación de obras, aunque sean pequeñas para beneficiar a las constructoras locales.

Por eso decía líneas arriba que efectivamente el tema de la inoperatividad política, económica y social que hay en Oaxaca, no solo es de Segego ante la falta de operadores, sino también de otros factores que confluyen en la parálisis, y ahí está el desconocimiento total del Estado por parte de quienes están en el mando de la toma de decisiones, los “yupis”.

¡Plop!

POR INOPERANTE, SE VA AMADO BOHÓRQUEZ DE CEPCO

Que la renuncia de Amado Bohórquez a la Coordinación Estatal de Protección Civil está más que decidida, luego de su falta de conocimiento e inoperatividad en la institución, la cual quedó de manifiesto con los pasados fenómenos naturales que azotaron a Oaxaca, como son las tormentas “Beatriz” y “Calvin”.

Y que a pesar de las múltiples peticiones y observaciones que le hicieran al funcionario estatal, jamás se puso las pilas, solo ha sido bueno para la selfie y que de su falta de conocimiento sobre protección civil el mismo gobernador Alejandro Murat Hinojosa ya quedó convencido, de ahí el inminente cambio.

Aquí volvemos nuevamente al tema de la improvisación en instituciones tan importantes como es la CEPCO, donde sin duda alguna se requiere de una gente con probada experiencia hasta en el manejo de crisis de fenómenos naturales, no estar improvisando, porque estamos hablando de salvar vidas humanas, de prevención, que lamentablemente no la hay en la entidad.

El cambio, por supuesto, es necesario, hasta se han tardado en hacerlo.

CORREO: nivoni66@gmail.com

TWITTER: @Gelosnivon

FACEBOOK: Maria Nivon Molano

FAN PAGE: Primera Línea MX