Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El caso de la desaparición forzada de las indígenas triquis Virginia y Daniela Ortiz Ramírez fue presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ante la “impunidad y negligencia del gobierno de Oaxaca para dar con el paradero de las indígenas desaparecidas hace 10 años”.

La familia, el Comité: sino están ellas… no estamos todas” y Consorcio Para el Dialogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca acudieron a la sede de la CIDH en Washington, Estados Unidos para denunciar que los gobiernos de Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cué, así como el del priista Alejandro Murat nunca se hicieron acciones tendientes a dar con el paradero de las jovencitas.

Entonces, dijeron, “es el momento que el gobierno de Oaxaca asuma su responsabilidad internacional frente al sistema interamericano de derechos humanos, de ahí que ha sido presentado el caso de fondo ante la CIDH”.

El caso ha sido presentado por Antonia Ramírez madre de Virginia y Daniela, El comité “Sino esta ellas… No estamos todas” y Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca, luego de documentar una serie de graves violaciones a derechos humanos, años llenos de desgaste para las familias, siendo víctimas de la indiferencia, negligencia e impunidad.

Mencionaron que Ulises Ruiz fue el responsable directo por acción y omisión en la desaparición de Virginia y Daniela pues nunca llevaron a cabo acciones para dar con el paradero, sino por el contrario el entonces procurador Evencio Nicolás Martínez se burló de las familias diciendo que no expondría a su gente por ellas.

A pesar de que en el sexenio encabezado por Gabino Cué, se llevaron a cabo las detenciones detención de Miguel Ángel Velasco y Francisco Herrera en diciembre del 2011, como presuntos responsables de la desaparición, decenas de reuniones donde les dieron largas el Subprocurador de la mixteca diciendo que ingresarían a la región Triqui para realizar una inspección ocular y búsqueda”.

Sin embargo, como una medida de dilación argumentaba que se necesitaban garantías para que los funcionarios entrarán a la región, lo que pone en evidencia la falta de voluntad en dicho sexenio y la burla de que los representantes del estado solicitaran garantías a la familia.

Mientras que con Alejandro Murat, como gobernador del estado de Oaxaca, a siete meses la tesitura en relación al caso concreto ha sido la misma, ha habido por lo menos 4 reuniones donde tampoco ha habido ninguna acción para dar con el paradero de Virginia y Daniela.

De ahí que se tomó la decisión de ya no esperar más, han sido 10 años en que ha quedado demostrando que no harán nada para garantizar el regreso con vida de Virginia y Daniela y lo único que han hechos es desgastar y burlarse de los familiares.