Jaime GUERRERO/ Agencia Estación Foto

OAXACA, (#pagina3.mx).- La  madrugada del pasado sábado, la LXIII Legislatura autorizó al gobernador del estado, Alejandro Ismael Murat Hinojosa, contratar uno o varios financiamientos por 1 mil 200 millones de pesos, para ser destinados a inversiones públicas productiva a fin de sufragar contingencias generadas por fenómenos naturales que afectaron Oaxaca.

La deuda podrá ser pagadera a 20 años y al renegociarse la que heredó de Cué Monteagudo se podrán echar mano de mecanismos financieros y fideicomisos para contratar nuevos o aumentar los montos de financiamiento.

Hasta las 02:00 de la madrugada del pasado sábado, continuaba la discusión entre las fracciones parlamentarias del PRI, PAN, PRD, PT y Morena, debido a que previo a la sesión todas las fracciones parlamentarias y respectivos legisladores, presionaban para que se les aprobaran paquetes de dictámenes, antes de irse a receso legislativo.

Al mismo tiempo, diputados del PAN, entre ellos, Eufrosina Cruz, Fernando Huerta, Leslie Zavaleta e Ivan Reyes; del PRD –Carol Antonio Altamirano, Silvia Flores- y del PT, Juan Bautista y Rosa Elia Romero, negociaron con la Secretaría de Finanzas, que se estableciera una mesa permanente para que en los próximo 15 a más tardar, se les validaran sus proyectos de infraestructura en los municipios ubicados en sus distritos de influencia.

Ese mecanismo, fue el incentivo para avalar la votación de la contratación del endeudamiento. El acuerdo fue pactado con Gustavo Marchelo Benecchi Loyola, Subsecretario de Egresos, Contabilidad y Tesorería.

No obstante, para alentar la votación a favor, también el delegado de la Sedesol, Alejandro Avilés Álvarez, llamó a los celulares de 40 diputados del PRI, PVEM, y sus aliados del PAN, PRD y PT, para alentar la votación a favor y quedar bien ante sus superiores políticos, una vez aprobado el nuevo endeudamiento y renegociación de la deuda que dejó Cué Monteagudo a Murat Hinojosa.

Lo mismo, surgía una rebelión alentada por el diputado del PRI, Manuel León Sánchez, para presionar ante el Ejecutivo para obtener beneficios económicos, por la aprobación del endeudamiento que autorizarían a su jefe político, Murat Hinojosa. La rebelión de León Sánchez fue tomada como una afrenta a Murat Hinojosa y fue apaciguada “al más alto nivel”.

La bancada de Morena en su totalidad, sin fijar posicionamiento en tribuna, votó en contra, pero exhibió que recibieron línea legislativa de Andrés Manuel López Obrador, en una franca posición política-electoral. No obstante, en su comunicado, admitieron que si había un censo final de daños, podrían avalar la deuda aún si fuese mayor.

Una vez que el Congreso autorizó a Murat Hinojosa, contratar uno o más financiamientos, será el Secretario de Finanzas, Jorge Gallardo Casas, quien sea el conducto para que determine se afecte como garantía y/o fuente de pago de las obligaciones asociadas al o los financiamientos que contrate, un porcentaje del derecho y los flujos de recursos derivados de las participaciones presentes y futuras que en ingresos federales le corresponden del Fondo General de Participaciones, de conformidad con lo previsto en la Ley de Coordinación Fiscal.

En la exposición de motivos, Murat Hinojosa, justificó que como consecuencia de los sismos ocurridos en éste mes de septiembre, resultaron afectadas viviendas, instalaciones, carreteras, sistemas de riego agrícola, servicios básicos y comunicaciones, en diversos municipios del Estado de Oaxaca, por lo que es responsabilidad del Gobierno Estatal allegarse de recursos para atender la situación de emergencia que viven los habitantes de las zonas afectadas y contribuir a la restauración de los daños causados por los sismos citados.

Así mismo, el Congreso del Estado, autorizó a la administración de Murat Hinojosa, la reestructuración de 7 mil 123 millones 110 mil 908 pesos, que es una parte de la deuda pública que dejó Cué Monteagudo.

Y es que Murat Hinojosa, pidió también que por conducto del Secretario de Finanzas, reestructure y/o refinancie directa o indirectamente la deuda pública a cargo del Estado, que en su origen fue destinada a inversión pública productiva, habiendo contratado dichas inversiones conforme a la legislación aplicable vigente en su momento, e inscritas en el Registro Público Único de Financiamientos y Obligaciones de Entidades Federativas y Municipios.

Va a refinanciamiento los Tenedores de Certificados bursátiles OAXACA 11, cuyo saldo hasta el 31 de agosto era de 1 mil 508 millones 340 mil 900 pesos; Tenedores de Certificados bursátiles OAXACA 13, con un saldo de 1 mil 90 millones 579 mil 964 pesos; con Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), 1 mil 199 millones 677 mil 98 pesos; BBVA BANCOMER, S.A., 995 millones 441 mil 814 pesos y con Banco Santander (México), S.A. de 2 mil 329 millones 71 mil 132 pesos.

Así, los importes podrán de la actual deuda, podrán incrementarse hasta por las cantidades que se requieran la constitución de fondos de reserva, cubrir los gastos y costos relacionados con las operaciones de refinanciamiento o reestructura para acciones de infraestructura que determine la administración de Murat Hinojosa.