Ignacio Martínez Platas
AGENCIA JM

Oaxaca, Oax., octubre 22.- El grupo de indígenas triquis supuestamente desplazados de San Juan Copala, que se encuentran en plantón en los corredores de palacio de gobierno, protegidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), viven con privilegios e impunidad.

El Secretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud Mafud, reconoció que uno de los grupos de desplazados triquis que encabeza Reyna Martínez Merino, que desde hace varios años mantiene un campamento en los corredores de palacio de gobierno, mensualmente reciben recursos económicos del Gobierno del Estado.

El funcionario recordó que en el sexenio del gobierno “del cambio” encabezado por Gabino Cué Monteagudo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitió medidas cautelares a favor de un grupo de mujeres de San Juan Copala, que supuestamente fueron desplazados de su comunidad.

La medida cautelar, dijo el secretario, fueron aceptadas por el ex gobernador Gabino Cué, quien se comprometió así a garantizar la alimentación, vivienda digna y seguridad, para los desplazados entre los que se incluyen niños, sin embargo, sólo algunos de los indígenas triquis aceptaron ocupar los espacios ofrecidos por el Gobierno del Estado.

Otro de los grupos, que encabeza Reyna Martínez Merino, rechazó las propuestas del Gobierno del Estado para reubicarse en un predio al que se le dotaría de todos los servicios urbanísticos, por lo que decidieron instalar un campamento en los corredores de palacio de gobierno, en donde hasta el momento viven.

El responsable de la política interna del estado sostuvo que, por las medidas cautelares, el Gobierno estatal paga mensualmente la alimentación de los desplazados, que incluye a familias completas, sin mencionar el monto y cuantos son los beneficiados con las medidas cautelares.

Explicó Mafud que las medidas cautelares concluyen cuando así lo determine la CIDH, mientras tanto el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa seguirá cumpliendo con el ordenamiento, además de que cuentan con inmunidad para no ser molestados por la Policía del Estado.

Cabe destacar que los propios funcionarios del entonces gobernador Cué Monteagudo, asesoraron a los triquis desplazados, especialmente al grupo de Reyna Martínez Merino, para lograr los beneficios de las medidas cautelares y permitirles la protección y privilegios.