Jaime GUERRERO

OAXACA, (#pagina3.mx).- Según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) al tercer trimestre de 2017, los bajos salarios que se pagan en Oaxaca, ubican al Estado, con los peores ingresos del país. Y es que mientras el promedio nacional por hora trabajada en México es de 35.4 pesos, en la entidad apenas alcanzan los 27.3 pesos.

En Baja California Sur es de los más altos, con 58 pesos por hora trabajada.

En la tabla de ingreso por hora trabajada, Oaxaca ocupa el penúltimo lugar sólo por arriba de Chiapas. En este ranking de los sueldos más bajos también se ubican Puebla, Morelos y Veracruz. En contraparte está Baja California Sur, Ciudad de México, Nuevo León, Chihuahua y Sinaloa.

Entre los indicadores, destaca que las mujeres de Oaxaca acaparan el mayor porcentaje de población con los sueldos y salarios más bajos. El 74.9 por ciento mujeres en Oaxaca no percibe más de dos salarios mínimos por la labor que desempeña. En el caso de los hombres la proporción es de 68.2 por ciento.

La ENOE refiere que al tercer trimestre de 2017 el 17.0 por ciento de las mujeres ocupadas y el 26.5 por ciento de los hombres, no perciben ingresos por la labor que desempeñan.

En ese rubro se ubican tanto los trabajadores familiares y dependientes no remunerados, así como trabajadores por cuenta propia dedicados a actividades de autosubsistencia.

El 37.2 por ciento de las mujeres y 19.4 por ciento de los hombres, ganan hasta un salario mínimo; más de 1 y hasta dos salarios mínimos 20.7 por ciento de las mujeres y el 22.3 por ciento de los hombres.

Más de 2 y hasta 3 salarios mínimos sólo el 8.7 por ciento de las mujeres y 13.3 por ciento de los hombres; más de 3 y hasta 5 el 5.8 por ciento de las mujeres y 6.7 por ciento de los hombres y más de 5 salarios mínimos únicamente el 1.6 por ciento de las mujeres y 2.2 por ciento de los hombres.

A pesar del incremento al salario mínimo que entrará en vigor a partir del 1 de diciembre, el sueldo para las y los oaxaqueños continuará siendo insuficiente para satisfacer sus necesidades básicas.

De su lado, el Presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, en el Congreso del Estado, Horacio Antonio Mendoza, señaló que existe un constante estancamiento en los salarios, que abona a la desigualdad.

Luego de que este 21 de noviembre la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) acordara que a partir del primero de diciembre de 2017, el salario mínimo pasará de 80.04 a 88.36 pesos, Antonio Mendoza, calificó el incremento como insuficiente.

“El incremento global del salario mínimo de 8.32 peos, es una burla, sobre todo para un País como el nuestro con altos grados de pobreza y marginación, éste para nada mejorará las condiciones de vida de las y los mexicanos, es limitado, sobre todo si consideramos que está por debajo del costo de la canasta básica”.

Y es que dijo que el Coneval ha demostrado que cada mexicano necesita 94.06 pesos diarios para cubrir gastos de alimento, vivienda, transporte, vestido, educación, cultura y recreación.

A su juicio, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, debe de establecer la cantidad de 100 pesos, o en su caso autorizar la propuesta de la COPARMEX por 95.24 pesos, los cuales no fueron tomadas en cuenta.

Antonio Mendoza, reiteró que  “sin un incremento suficiente al salario mínimo, se violan la Ley Federal del Trabajo y los Derechos Humanos de la ciudadanía, considerando que la inflación alcanzó un nivel de 6.37 por ciento de la tasa anual en octubre de este año, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)”.