Don Víctor, un estudiante excelente.

Eduardo CONTRERAS / Corresponsal

TUXTEPEC, Oax., (#pagina3.mx).- Con 79 años de edad, don Víctor, heredero de la etnia chinanteca, se ha convertido en el estandarte de muchos que sueñan con la superación personal y profesional. Él estudia el segundo cuatrimestre del nivel bachillerato en el Sistema de Educación Abierta (SEA) en la ciudad de San Juan Bautista Tuxtepec, en el estado de Oaxaca.

Proveniente de la comunidad Vista Hermosa, del municipio de San Lucas Ojitlán, Víctor Nicolás Brígido decidió incursionar en el nivel medio superior con un solo afán: “morir con conocimientos”.

“Me gusta estudiar, me gusta conocer las cosas, me gusta ver qué es lo que enseñan en esta escuela, decidí estudiar para que el día en que me muera, lo que sufrí se quede aquí (en la cabeza), y eso me voy a llevar cuando me muera”, señaló.

“Cuando fui chamaco yo no quise ir a la escuela, porque no entendía el español, no sabía qué cosas hablaban los maestros, no sabía nada nada, ya cuando fui muchacho, aprendí poco a poco hablar el español”, comentó.

Don Víctor también terminó sus estudios del nivel básico en la edad adulta, en la Plaza Comunitaria del Instituto Estatal de Educación para los Adultos (IEEA) con sede en su comunidad.

Los estudios que hoy cursa le sirve en su vida cotidiana, por ejemplo, para saber cómo cobrar su trabajo, para poder comercializar sus productos y también para apoyar en su comunidad, porque muchas personas necesitan aprender sobre sus derechos y un poco de la Ley Agraria.

Nos compartió que carecer de una formación académica se le dificultó mucho, sobre todo para enfrentar problemas; sin embargo, poco a poco y forzosamente tuvo que aprender y entender sobre sus derechos.

“Yo pasé un problema grande, en la comunidad se buscaron problemas, el Consejo de Administración cuando se logró un crédito de ganado me quisieron expulsar del ejido,  fue por envidia, entonces yo compré una constitución, la ley del Trabajo, la ley Agraria,  y ahí aprendí, que nadie podía dar de baja a ningún ejidatario, ni el gobierno, y en caso de que alguien lo dé de baja tiene que pagarle todos los bienes”, nos compartió.

Para sus maestros, es uno de los mejores estudiantes; de los más aplicados, siempre entrega sus ejercicios y tareas como se lo solicitan, y pese a ser una persona de la tercera edad no hay preferencias, la metodología de enseñanza es la misma que se aplica a él y las y los jóvenes que asisten al lugar.

Lo único que a don Víctor le falla es la ortografía, pero todos su trabajos fueron catalogados como excelentes por parte de sus maestros.

Don Víctor es hombre de trabajo, se dedica al campo. Todos los días de 4:00 de la mañana a 7:00 de la tarde atiende su milpa, esa es su vida normal, pero cada jueves se traslada desde su comunidad a Tuxtepec para estudiar la preparatoria, después regresa a casa para poder descansar y así comenzar al siguiente, uno nuevo.


---