Después de “una larga enfermedad”, según informó el Vaticano, murió hoy el cardenal Bernard Law, el mayor encubridor de sacerdotes pedófilos en la Iglesia. El prelado, de 86 años, había avalado a los curas violadores mientras estuvo al frente del obispado de Boston entre 1984 y 2002, cuando el escándalo lo llevó a renunciar.

Law había sido nombrado cardenal en 1985, un año después de que Juan Pablo II lo designara al frente del obispado norteamericano. El caso del sacerdote John Geoghan fue el que permitió descubrir la red de encubrimiento cuando una de las víctimas de Geoghan denunció que Law podría tener conocimiento de los abusos, y que el encubrimiento se evidenciaba con su traslado de parroquia en parroquia, en las cuales seguía teniendo contacto con niños y adolescentes.

El Boston Globe encaró una investigación que a fines de 2001 confirmó decenas de casos de abusos, cuyos protagonistas eran removidos de sus parroquias después de ser denunciados. Law era el responsable de ubicar a los acusados en sus nuevos destinos. La investigación del periódico le dio difusión al caso y le valió el premio Pulitzer al equipo de investigación.

El 13 de diciembre de 2002 Law renunció al obispado, cuatro años antes de cumplir 75 años, límite de edad para ejercer el cargo. “Las circunstancias particulares de este momento sugieren una partida silenciosa. Por favor, conservenme en sus oraciones”, rogaba en su renuncia, que había sido solicitada por 58 sacerdotes de su propia diócesis.

En julio de 2003, Juan Pablo II nombró como sucesor de Law a Seán Patrick O’Malley, de la orden de los capuchinos, quien afrontó 101 demandas de abuso sexual, que casi llevan a la bancarrota al obispado local. Para evitar cerrar iglesias, O´Malley vendió la lujosa residencia del arzobispo y se fue a vivir al seminario. Fue el encargado de anunciar la creación de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores en diciembre de 2013, una iniciativa del argentino Jorge Bergoglio. Mientras tanto Law se instaló en el Vaticano.

O´Malley apoyó la realización de Spotlight, película de Thomas McCarthy basada en la investigación del Boston Globe. El film se estrenó en 2015 y sorprendió al obtener el Oscar como Mejor Película. Para entonces, Law llevaba más de una década refugiado en el Vaticano, donde hoy tuvo exequias a cargo de Angelo Sodano, decano del Colegio de Cardenales, y que contó con las condolencias del Papa. “Elevo oraciones de sufragio para que el Señor, rico de misericordia, lo acoja en la paz eterna y envío la bendición apostólica a quienes compartan el dolor por la muerte del difunto purpurado”, escribió el pontífice argentino en un telegrama.


---
COMPARTIR
[fbcomments]