Hospital de Zona del IMSS en la ciudad de Oaxaca.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- A dos años de la muerte de su hijo Axel Eliezer, el señor Virgilio López Vera continua exigiendo castigo por una presunta negligencia médica en el hospital “Demetrio Mayoral Pardo”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Ya no tengo nada qué perder porque me quitaron lo que más quería”, confiesa Virgilio tras su peregrinar por la Presidencia de la República, en el Congreso de la Unión, en la Procuraduría General de la República (PGR) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) donde ha entregado documentos, denunciado y presentado quejas para ser escuchado.

Con documentos en mano con fechas de recibidos, López Vera cuenta su pesar por la muerte de su hijo Axel Eliezer, quien falleció a la 01:16 de la madrugada del 16 de febrero de 2016, derivado de una presunta negligencia médica.

Ahora, planea acudir ante el representante en México de la ONU-DH, Jan Jarab, porque las dependencias de gobierno están dilatando el procedimiento para ayudar a los médicos involucrados en este caso.

Considera que es preferible “morir de pie que vivir de rodillas y aunque hemos gastado mucho dinero y hasta nos ha causado problemas de salud, cada que recuerdo a mi hijo me entra el coraje y me vuelven las fuerzas para pedir la inhabilitación de los doctores que atendieron mal a Axel”.

Recordó que su esposa Isidora Sarmiento Nicolás quedó en estado de gravidez en 2013 y desde la gestación de Axel, la atención médica fue inapropiada porque nunca se diagnosticó la delicada patología que presentaba el bebé, quien nació el 22 de septiembre de 2013 y se le dictaminó hipertrofia pilórica e hidrocefalia, las cuales requerían dos cirugías para implantarle una válvula de derivación neonatal, misma que no la tenían y después postergaron la operación porque se atravesó un puente vacacional. Hasta el 23 noviembre de 2013 lo dieron de alta.

El seis de enero de 2016 se percataron que Axel, de dos años 4 meses, tenía un granito en la cabeza, precisamente cerca de la válvula que le pusieron en el IMSS por la hidrocefalia.

Por esta razón acudieron al área de pediatría donde le dijeron: “señor Virgilio, sí efectivamente es un granito pero a mi opinión no es un grano maligno posiblemente le picó un mosquito o se le irritó su cuero cabelludo, no es de cuidado he visto varios granitos así en nenes de su edad, no requiere ningún tratamiento especial, le garantizo que no pone su vida en peligro…”

El 10 de enero acudieron a urgencias porque presentaba una lesión en la cabeza en forma de absceso con pus a un lado de la válvula, donde reconocieron que tenía una infección en tejidos blandos. Estuvo tres días en observación y le aplicaron el antibiótico denominado dicloxacilina sin haber realizado lo necesario para la recuperación de su salud.

“El niño agravó el 16 enero de 2016, lo tuvieron 3 días en pediatría y lo dieron de alta. El 6 de febrero lo llevan a pediatría, tocó consulta con el neurólogo y le comentan: “esto ya es muy grave. Hay que retirar la válvula, nos dijeron y sentimos un escalofrío por todo el cuerpo porque temía que mi hijo se iba a morir”.

Le dijeron “hay que operarlo”. Lo subieron a piso y lo operaron el 9 de febrero 2016. Le quitan la válvula y a las cinco salió. A las 6 lo estaban cuidando cuando se empezó a quejar y entra en el primer paro respiratorio.

Luego me mandan decir que tenía líquido en los pulmones. Se quejaba horrible, sudaba. Pidieron a los médicos, luego vino el segundo y tercer paro respiratorio. Me despedí como 02:20 horas y se quedó en estado de coma el 15 de febrero y el 16 de febrero 01:16 minutos falleció.

Por todo eso planean acudir de nueva cuenta a la Secretaría de Gobierno (Segob), a Presidencia y la CNDH para exigir castigo por el caso de negligencia, porque el IMSS no ha tenido voluntad de conciliar ni se han acercado para reparar el daño.