Diana Manzo/Corresponsal

Juchitán, Oax.- Desde el país holandés pero de origen juchiteco, el músico Israel Castillo Hernández viajó con su Viola de Gamba, un instrumento antiguo el cual decidió compartir con los integrantes del colectivo “La Populosa” con la finalidad de que la música se convirtiera en un instrumento de resiliencia a casi seis meses del terremoto.

Israel Castillo Hernández ama a Juchitán sus padres son originarios de esta tierra zapoteca donde el terremoto del 7 de septiembre afectó cerca del 80 por ciento de la localidad indígena y como solidaridad decidió compartirles su conocimiento adquirido a partir de su maestría que tomó en Holanda sobre  Nuevas Audiencias y Practica Innovadora (NAIP).

Lo que se realizó al hacer música después de un terremoto expresa el músico es establecer vínculos comunitarios y también el desahogo de los menores y jóvenes  a través de sonidos autóctonos en donde la idea original era crear canciones con historias de los ancianos a partir de la Viola de Gama.

En el patio de la casa de Miguel “Queto” quién dirige El colectivo la populosa unos 40 niños y jóvenes se concentraron durante una semana, desde el pasado lunes hasta este viernes a conocer sobre la Viola de Gama y también otros instrumentos como el violín y la guitarra para crear música comunitaria.

“La música comunica y es un lenguaje que llega al corazón por eso decidimos venir, para poder llegar agradezco a la embajada de Holanda que facilitó el viaje y posteriormente a las personas altruistas que acudieron a un concierto  llamado “El otro terremoto” a favor de Juchitán en un café  llamado “Café Tamayo” celebrado en la ciudad de México donde recaudamos fondos, juntamos el dinero y llegamos a Juchitán con el apoyo de Cristián Pineda y Bacaanda, ha sido una grata experiencia”, explicó el músico.

Israel describió que compartir música con los niños y jóvenes ha sido mágico, pues a través de este arte ellos y ellas pudieron expresar sonidos a manera de sacar de su alma lo vivido la noche del 7 de septiembre con el objetivo de curar los corazones.

Entre otros proyectos de parte del artista se encuentran realizar gestiones para obtener apoyos para músicos mexicanos residentes en Holanda, debido a que las becas de parte de la comunidad europea se han reducido y cada vez la ayuda es menos para el talento mexicano.

“Queremos que más mexicanos vayan a prepararse a Holanda, porque aquí en México hay mucho talento y debemos apoyarnos los unos a los otros, yo vivo allá y me da gusto encontrarme cada vez más a mas paisanos, pero la falta de recursos a veces es una forma de detener el avance de los talentos músicos, por eso estamos viendo como gestionar más y más apoyos, uno de ellos es esto que vinimos a realizar a Juchitán”, indicó.