Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- A un año de que se inició la solicitud de Juicio Político en contra del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo por el presunto desvío de 30 mil millones de pesos, ya se “apersonó” ante la Comisión Instructora de la LXIII legislatura local a través de un apoderado legal para recibir documentos de todo el expediente e iniciar su defensa.

Ahora, corre el plazo de siete días para que el ex gobernador aliancista (PAN-PRD-Convergencia) pueda responder a las acusaciones que se le imputan y aporte las pruebas que lo exoneren.

Pese a que la coordinadora de la bancada del PRI, María de las Nieves García Fernández, ha buscado a toda costa impedir que avance el juicio político contra Cué, en un hecho inédito ya se encuentra en el periodo de pruebas.

Aunque al ex gobernador se le buscó en diferentes domicilios para notificarle el procedimiento de juicio político, nunca se le encontró por lo que fue necesario localizarlo mediante tres edictos se publicó, uno el pasado 13 de enero, el segundo el 20 de enero y el tercero el 27 de enero.

Al agotarse el emplazamiento, a Gabino Cué tenía tres días para que apersonarse o mandar a un representante legal que lo defienda, situación que ocurrió este miércoles 31 de enero y ahora tiene siete días para que conteste y aporte pruebas.

Cabe recordar que en febrero de 2017, el senador de la República, Benjamín Robles Montoya, presentó la solicitud de juicio político contra su ex patrón y amigo, al tiempo que sostuvo que se mantienen abiertos los expedientes en la Procuraduría General de la República  (PGR) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) contra el ex gobernador Cué Monteagudo y ex colaboradores por presuntos actos de corrupción, enriquecimiento inexplicable y uso de recursos de procedencia ilícita.

Fundamentó como prueba para emprender acciones legales contra su ex amigo y colaborador, las observaciones del 2011 al 2015 que ha señalado la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por un monto de más de 10 mil millones de pesos que no fueron comprobados ni justificados.

También se refirió al endeudamiento de más de 14 mil millones de pesos y a ello le sumó los 2 mil 500 millones de pesos que le adeudan a empresarios; el déficit del sector educativo por más de 6 millones; el de salud, de más de 9 mil millones, es decir, recalcó, un monto total de más de 30 mil millones de pesos.

Insistió en que hay pruebas de la corrupción de Gabino Cué, Germán Tenorio, Alberto Vargas Varela, Netzahualcóyotl Salvatierra, Jorge Castillo, por eso deben responder, y todo aquel que robó al pueblo oaxaqueño.

Por lo pronto, tres ex colaboradores de Gabino Cué se encuentran presos –los ex secretarios de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, el ex secretario de Finanzas, Enrique Arnaud Viñas y el ex secretario de Vialidad y Transporte, Carlos Alberto Moreno Alcántara-, mientras que el ex secretario de Finanzas Gerardo Cajiga Estrada enfrenta el proceso mediante arraigo domiciliario.

La Comisión Permanente Instructora fue inicialmente integrada por la diputada María de Jesús Melgar Vásquez (Morena), María Mercedes Rojas Saldaña (PRI) y Paola Gutiérrez Galindo (PRD), así como por los diputados, Juan Mendoza Reyes (PAN) y Jesús Romero López (PT).

Lo sospechoso del caso es que el PRI a través de su coordinadora María de las Nieves Fernández, el oficial mayor del congreso local, Igmar Medina Matus, han buscado impedir que avance el juicio político al negarse a firmar documentos y ahora cambiar a los integrantes de la comisión instructora para tener el control y cumplir con el acuerdo del gobernador Alejandro Murat con su antecesor Gabino Cué.

Por lo pronto, Nieves Fernández metió al perredista Tomás Basaldú y al petista Juan Bautist Olivera para controlar la comisión donde hasta el diputado de Morena, Jesús Romero López, se echó para atrás y se negó a firmar el último documento donde se requería se apersonara Gabino Cué.