Que en Oaxaca durante el 2017 al menos 263 menores de 15 años hayan enfrentado un embarazo es una situación que para el Grupo de Estudios sobre la Mujer “Rosario Castellanos” (GESMujer) debe obligar a las autoridades, academia y distintos sectores de la sociedad civil a incrementar los esfuerzos para prevenir este problema de salud pública.

Motivadas por las repercusiones que todo embarazo temprano tiene en niñas y adolescentes, las integrantes del GESMujer iniciaron este lunes una cuarta edición del Diplomado Prevención del Embarazo Adolescente, el cual hace coincidir los esfuerzos y apoyos de la Fundación Río Arronte, el Instituto Municipal de la Mujer del Municipio de Oaxaca de Juárez y la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

Se trata de un proceso de formación que abarca hasta el 20 de julio próximo y en el que participan 20 jóvenes de distintas comunidades del estado. A cada una se les capacitará con herramientas que les permitan actualizar sus conocimientos sobre la temática, abordándola siempre desde una perspectiva de equidad de género y una visión intercultural.

El enfoque del diplomado es teórico-práctico, donde a los conocimientos y conceptos teóricos se complementa con actividades a realizar en sus comunidades de origen, con el apoyo de grupos de aliadas y aliados.

Desde la primera edición de este diplomado, el Grupo de estudios suma más de cien egresadas, quienes actualmente realizan tareas para replicar mensajes para la prevención del embarazo adolescente, las cuales incluyen actividades en escuelas secundarias y de nivel bachillerato, así como población abierta.

En su mayoría las participantes a este diplomado son responsables de la Instancia Municipal de la Mujer en su comunidad, entidades creadas con la intención de promover acciones relacionadas con los derechos de las mujeres, prevención de la violencia de género, la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

Durante la sesión de arranque realizada en el salón de usos múltiples del GESMujer, estuvieron presentes las directoras de Equidad de Género de la UABJO, Mónica Bautista Miguel, y del Instituto Municipal de las Mujeres de Oaxaca, Ileana Hernández Gómez.

Las autoridades y la presidenta del GESMujer, Ximena Avellaneda Díaz, coincidieron en que el embarazo a edad temprana es un problema que generalmente tiene serias consecuencias en la vida de las y los jóvenes, así como en sus hijas o hijos.

Por su incidencia, en la actualidad se ha llegado a considerar un problema de salud pública, ya que afecta y pone en riesgo especialmente a las niñas o jóvenes. Es un problema educativo que provoca baja en el rendimiento académico, ausentismo y en el peor de los casos deserción del sistema escolar.

Por otro lado, orilla a las y los jóvenes a ingresar al mercado laboral en condiciones desfavorables y de vulnerabilidad. En general, cambia los planes de vida y estigmatiza a las niñas y jóvenes y en muchos casos las impulsa a uniones o matrimonios prematuros, además de que tiende a reproducir los círculos de la pobreza en sus vidas  así como de la violencia de género.

Se calcula que anualmente más de 16 millones de niñas y adolescentes dan a luz en el mundo y un 95% de éstos suceden en países en desarrollo como lo es México.

Los Servicios de Salud en el estado reportan de manera preliminar para 2017, la ocurrencia de 4 mil 047 embarazos adolescentes de los cuales 263 corresponden a menores de 15 años.


---