Aspecto de la reunión entre la titular de la todavía Secretaría de la Mujer Oaxaqueña, Ana Vásquez y colectivos de mujeres. Foto: Paulina Ríos.

Rodrigo Islas Brito / Tres Grados Streaming

OAXACA.- “Este gobierno no reacciona, está paralizado, la violencia sexual está desatada y yo no le voy a dar mi voto de confianza, secretaria”, le dice la periodista y feminista Soledad Jarquín a la recién nombrada titular de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña (SMO), Ana Vásquez Colmenares. “El voto de confianza es algo que se gana”, le confirma Mayra Martínez Aldaz, de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos de México, a la funcionaria.

Minutos antes, en una reunión que Colmenares sostiene (y que ella misma convocó) con aproximadamente un poco más de cincuenta mujeres activistas pertenecientes a colectivos defensores de derechos humanos, Nora Cansino, asesora de la SMO es quien han pedido un voto de confianza para su jefa. (http://pagina3.mx/2018/02/responde-la-secretaria-de-la-mujer-a-feministas-y-las-invita-a-reunion-abierta/)

“Oaxaca es uno de los estados donde más violencia existe contra las mujeres”, acepta la funcionaria ante los embates y reclamos de las mujeres asistentes presentes ante una Secretaría de la Mujer Oaxaqueña a la que a acusarán una y otra vez de no inferir en nada en el terrible clima feminicida que inundan a Oaxaca y que tan solo en el 2017 alcanzó las 128 mujeres asesinadas en la entidad

“Tiene que haber un proceso de engranaje para la armonización de las leyes”, comenta Cansino. “Yo esperaba que fuéramos aliadas para construir una agenda en común”, dice la secretaria Colmenares notoriamente rebasada por un clima de reclamo, confrontación y encono que al parecer, y de forma por demás extraña, no esperaba.

La reunión había comenzado una hora y media antes bajo otros planes. Un correo electrónico de Comunicación Social del Gobierno del Estado había ido desde muy temprano recorriendo chats y redes sociales anunciando que a las 18:00 horas de este 20 de febrero se llevaría a cabo en las oficinas centrales de la SMO, “una reunión abierta con diversos grupos y colectivos feministas del estado para incluir su experiencia y aportaciones orientadas a fortalecer a la dependencia”.

“Reconociendo la lucha de las feministas oaxaqueñas, queremos escucharlas. Queda la invitación a quien se quiera sumar a este diálogo incluyente”, había propagado el mensaje que se establecía tendría uno de sus puntos principales en la discusión del anunciado cambio de nomenclatura de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña a Secretaría de Impulso a la Igualdad.

Iniciando la reunión Colmenares comenta saber que muchas de las ahí presentes han firmado un comunicado en el que expresan que no están de acuerdo con el cambio de nombre, pero que este no es definitivo. (http://pagina3.mx/2018/02/truenan-feministas-contra-la-secretaria-de-la-mujer/)

La secretaria les pide a todas que se presenten y que le digan si han colaborado antes con la SMO, en una dinámica que se hace eterna y que a la larga solo terminará por desgatar aún más los ánimos de las presentes.

La funcionaria se presenta politóloga, competente en eficientar recursos, ahora en una dependencia cuyo presupuesto califica como “muy triste”. “Conozco el tercer sector”, afirma, asegura saber que existe mucha gente que sabe mucho más de temas de género, pero les expresa a sus invitadas que están invitadas a colaborar con ella.

Margarita Dalton abandona de súbito la reunión, en su rostro la reputada antropóloga y feminista parece sospechar lo que vendrá. No así Colmenares quien la disculpa, le da las gracias y le dice que les comentará a las asistentes lo que platicaron.

“Hay que sacarle todo el dinero al gobierno para temas de género”, dice Daltón antes de irse. “Presupuestos con perspectiva de género”, responde Colmenares con una sonrisa. Más tarde dirá que la antropóloga y exfuncionaria le hizo ver que quitarle la palabra Mujer a la Secretaría contribuye a la invisibilización de las mismas mujeres. “Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres”, propone Colmenares como una alternativa de nueva nomenclatura con la que Dalton ha estado de acuerdo y que ha sido tomada de una dependencia de Michoacán, en un momento en el que ese tema ya ni siquiera importará.

La Secretaria comenta sobre los compromisos en temas de género y violencia contra las mujeres que firmó ante notario el hoy gobernador Alejandro Murat Hinojosa cuando andaba en campaña. Dice que aún falta armonizar leyes federales con estatales, que en lo respectivo a establecer un protocolo de salud para las mujeres “hay trabajo que hacer”, que hace falta una transversalización en políticas públicas de violencia de género y a lo cual la SMO se dedicará este año.

Sobre el empoderamiento económico de mujeres prometido por Murat, Colmenares comenta que ya existen programas de crédito llamados Palabra de Mujer, con préstamos a proyectos productivos de mujeres que ganan cinco salarios mínimos, que aspira a hacer más grande esa bolsa y llegar a los veinte millones de pesos.

Precisa que durante su reciente paso por la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca (SECULTA) hizo crecer los fondos tanto que cuando se fue dejo una bolsa de presupuesto de 2.5 veces más de lo que recibió. Comenta que el actual presupuesto de la SMO es tan restrictivo que ni siquiera hay dinero para pagarle al personal de seguridad del PABIC que resguarda el módulo de atención a las mujeres víctimas de violencia que está bajo responsabilidad de la SMO.

“De ese tamaño es el desafío”, comparte. Después les dice a las presentes que el gobernador Murat le encargó que les dijera que “está buscando perfiles para integrar mujeres en su gabinete”. ”Traigan sus currículums, hay muchas vacantes”, asevera Colmenares a lo que algunas de las asistentes ríen, y otras se mantienen calladas.

La funcionaria les comparte a sus invitadas que gracias a que su madre cuida a su hijo adolescente ella puede asistir a inesperadas reuniones nocturnas de gabinete. “También me ha resultado difícil ser la única mujer en la mesa”, comenta Colmenares en una búsqueda de empatía que no se logra.

“Hay muchas madres allá afuera que sus hijas fueron asesinadas”, expresa Érika Lilí Díaz Cruz, de la organización Luna del Sur. “Esta no es un reunión de cortesía, no estamos aquí para contarnos qué tan bien que tan mal nos fue en la vida”, agrega en unas palabras que a Vásquez Colmenares le lleva a entrecruzar los dedos.

Díaz Cruz plantea que no tiene claro ni siquiera el tema de la reunión, acusa que no hay transparencia en esta. Si no sabe si están ahí para discutir sobre una agenda de trabajo, sobre un cambio de nomenclatura, o sobre un informe del gobernador.

“¿Por qué el tema de la nomenclatura cuando hoy existen 138 feminicidios en el estado?”, cuestiona firme Díaz Cruz. “¿Cómo es que piensa en eso y no en los asesinatos sistemáticos de mujeres?”, le expone a Colmenares, a quien además le plantea que desde el inicio del sexenio la SMO no ha definido nada en cuanto al tema de los feminicidios.

Lee la crónica completa en:

(https://www.facebook.com/notes/tres-grados-streaming/no-le-vamos-a-dar-nuestro-voto-de-confianza-secretaria-le-dicen-colectivos-de-mu/812505692414003/)

Y si quieres conocer todos los detalles de la reunión, aquí está el enlace de la transmisión en vivo:

(https://www.facebook.com/908759722498445/videos/1852367671470974/)

Y aquí el antecedente de esta discusión:

(http://pagina3.mx/2018/02/truenan-feministas-contra-la-secretaria-de-la-mujer/)