Jorge Luis Plata / Plano Focal / @jlplatafoto

OAXACA.- Debido a un conflicto que el gobierno no ha podido arreglar desde hace casi una década, la comunidad de Santa María del Mar vive incomunicada por tierra y la única manera de llegar a uno de los pueblos más pobres del estado es por lancha, atravesando el mar en un viaje de al menos 20 minutos.

Debido a un problema de tierras, un dictamen judicial le dio la razón a Santa María, pero la autoridad de San Mateo estuvo en desacuerdo y por ese motivo cerró el paso por su comunidad al pueblo mencionado.

Quien visite Santa María del Mar debe atravesar Unión Hidalgo, llegar a Chicapa por un camino sin pavimentar hasta el municipio de San Dionisio y llegar a sus límites para esperar una lancha que le cobrará al menos 50 pesos por persona para pasar.

El pueblo luce desolado, sin luz, en las tiendas hay poca mercancía, una biblioteca abandonada al igual que las escuelas y una tele-secundaria sin servicios.

El gobierno no ha podido intervenir a pesar que el actual mandatario, Alejandro Murat, dijo que por la contingencia del sismo del 7 de septiembre de 2017, la buena voluntad de San Mateo había decidido abrir el paso, lo que nunca ocurrió pero dieron por hecho que olvidaban el conflicto.

Si una persona fallece en Santa María, el féretro es trasladado en lancha, las personas se abastecen con lo que pueden llevar en las manos porque demasiado peso provocaría el hundimiento de la pequeña embarcación.

Reuniones se han llevado a cabo sin que se encuentre solución para una comunidad que está en el olvido.

Y pese a tanta tecnología, nadie ha podido salvar a las y los habitantes de una población de las más pobres del país.