Por: Marcos Santa Anna

OAXACA, (pagina3.mx)./ La estela de corrupción y conflicto de intereses del ex edil Luis Ugartechea Begué y el cuadro panista que lo llevó al poder, continúan lacerando a Oaxaca de Juárez, toda vez que la Casa de la Tierra se convirtió en un elefante blanco y símbolo de corrupción e incompetencia, espacio que no operó más de ocho meses y cuya inversión fue 8 millones  485 mil 287. 83 pesos.

Documentos en poder de Página 3 dan cuenta que la administración municipal de Ugartechea inauguró oficialmente el Centro de Monitoreo Climático y de Cultura Ambiental Casa de la Tierra Explanada de Candiani, a finales de marzo de 2012, siendo la número 14 a nivel nacional y 80 a nivel mundial en monitoreo ambiental.

“Su construcción beneficia al Municipio de Oaxaca de Juárez en su totalidad y requirió la inversión de ocho millones, que fue cubierta con recursos del Ramo 16 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) 2010. El Centro de Monitoreo Ambiental Casa de la Tierra Explanada de Candiani integra un proyecto sustentable para su propio funcionamiento”, dice en papel y discurso lo que hoy cuando uno se apersona y atestigua no encuentra más en ese lugar.

Desmantelada por dentro, pero casi impecable por fuera, con el saludo a la Tierra en español y diez lenguas originarias más que aún pueden leerse en su fachada, al interior del inmueble sólo está  un joven perteneciente al sindicato de trabajadores del municipio, quien prefiere omitir su nombre y después opta por decir que es del personal de la Agencia Municipal de Candiani cuando se le pide proporcionar información.

Antes de ser desmantelada poco a poco en los últimos cinco años, la Casa de la Tierra tenía un auditorio con equipo de alta tecnología multimedios especializada, que consistía en una pantalla esférica elaborada a base de fibra de carbono, con un armazón de fibra de vidrio, cuatro proyectores montados y perfectamente alineados, sistema de audio envolvente y pantallas planas auxiliares.

El equipo tecnológico con que alguna vez contó, formaba parte de la Red Educativa Global “Sir Crispín Tickell”, que transmite información audiovisual generada diariamente por las estaciones satelitales y terrestres de la NOAA y la NASA..

El auditorio del Centro de Monitoreo Ambiental Casa de la Tierra Explanada de Candiani fue el más grande que el de la Casa de la Tierra que opera en el estado de Puebla, o al menos así lo dijeron en aquella primavera de 2012 quienes estuvieron al frente del poder municipal de la capital oaxaqueña.

¿Qué servicios debió ofrecer?

El Centro de Monitoreo Ambiental Casa de la Tierra contiene información relativa a la vigilancia climática global, fenómenos climáticos, sistemas planetarios, gases de efecto invernadero, contaminación atmosférica, actividad ciclónica, actividad volcánica, sistemas tropicales, placas tectónicas y otros aspectos relevantes como el sistema planetario, geología terrestre y meteorología.

El programa didáctico sobre Cambio Climático Global integrado al equipo, comprende más de 200 temas con imágenes reales sobre: ubicación y clasificación de terremotos, transporte regional de aerosoles (Dióxido de azufre) y partículas en suspensión (Hollín), altimetría y topografía terrestre, topografía marina, temperatura de los océanos y datos en tiempo real para visualizar tormentas o huracanes.

La información se proyectaría en la pantalla esférica a manera de presentación. Cada presentación dura 30 minutos, aproximadamente

La primera Casa de la Tierra de América Latina se construyó en el estado de Puebla en 2009 y el Centro de Monitoreo Ambiental Casa de la Tierra Explanada de Candiani es el número 14 a nivel nacional y el 80 a nivel mundial. Hoy sólo el amargo recuerdo queda de una iniciativa que ni Javier Villacaña ni José Antonio Hernández Fraguas del PRI, retomaron en beneficio de las y los estudiantes y el público oaxaqueño.

COMPARTIR