SemMéxico, Cd. de México, 15 marzo 2018.- El Estado mexicano considera a las Casas de la Mujer Indígena (CAMI) como una relevante política pública con perspectiva de género e interculturalidad, porque constituyen el principal mecanismo de las mujeres indígenas para el ejercicio de sus derechos a una vida libre de violencia y a la salud sexual y reproductiva.

Lo anterior fue expuesto por el director general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Roberto Serrano Altamirano, durante su participación en el 62 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés) de la ONU, que se efectúa en la ciudad de Nueva York.

De acuerdo con el comunicado de la dependencia, al destacar las acciones realizadas por el gobierno mexicano en favor de los derechos de las mujeres indígenas, el funcionario federal dijo que la CDI cuenta actualmente con 31 CAMI, de las cuales 29 se encuentran en regiones rurales y dos en zonas urbanas y fronterizas (ciudades de Tijuana, Baja California y Monterrey, Nuevo León).

En cuanto a barreras lingüísticas, en México existen 664 intérpretes-traductores en lenguas indígenas. En 2017 se certificó al primer grupo de 27 mujeres con esa función y este año se formarán dos grupos más en Oaxaca y en Veracruz. “Con ello, las mujeres y niñas indígenas podrán acceder a la justicia en su lengua, sin discriminación y sin ser revictimizadas”, aseguró el titular de la CDI.

En otros rubros, señaló que de 2010 a 2015, el número de mujeres indígenas derechohabientes aumentó de 59.3% a 84.9%, lo que representa 3.6% más que los hombres. En el Seguro Popular, en ese mismo periodo, pasaron de 39.7% a 69.6%, apuntó.

Sobre estos avances, destacó, los desafíos siguen siendo importantes en el acceso a la justicia de las mujeres indígenas en los países del área. Para el Gobierno de México, añadió, la CSW ha permitido colocar en la agenda internacional e identificar de la voz de las propias mujeres Indígenas y las brechas en el ejercicio de sus derechos.

A la reunión acudieron también las representantes de las CAMI: Margarita Amalia Cruz Cruz, de San Quintín, Baja California; Rubí Nolasco de Tlaola, de Puebla, Brígida Chautla, de Chilapa de Álvarez, Guerrero, quienes expusieron sus conocimientos y experiencias sobre la labor que ellas realizan en favor de otras mujeres.