brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
La libertad de expresión, primer derecho humano para la democracia: Lovera
Por Pedro Matías
24 de marzo, 2018
Comparte

Pedro Matías

OAXACA, Oax. (apro).- En México el conflicto del poder y la prensa, a lo largo de la historia, tienen decenas de episodios gravísimos, escenas trágicas y muertes sin solución, lo que hace evidente que la libertad de expresión es un bien ligado a la democracia y se constituyo como el primer derecho humano”, afirmó la periodista Sara Lovera en foro “Avances y Retos en la Labor de Mujeres Periodistas”.

Un caso emblemático, citó, es el asesinato de Miroslava Breach Velducea, quien fue silenciada por su trabajo comunitario y también por estar ligada a los cambios políticos de este país.

Las cifras dadas a conocer por Articulo 19 o la Casa del Periodista revelan la grave situación que se vive para realizar el ejercicio periodístico en el país, particularmente para las mujeres.

Citó que “hay 119 homicidios de periodistas, de las cuales 12 son mujeres, esto sin contar 20 desparecidos desde 2005 y la mitad son mujeres”.

Según el informe de Articulo 19 en 2017 se registraron 507 agresiones a periodistas, de las cuales 343 se cometieron contra hombres y 130 contra mujeres, además de ataques a 34 medios colectivos, pequeñas empresas, donde hay muchas mujeres.

En 2017 hubo 11 colegas varones que murieron en el oficio mas peligro de la actividad en América Latina con niveles de violencia solo comprables con país en Guerra como Siria, puntualizó.

Lo preocupante es que algunos espacios, estados y medios informando, las mujeres periodistas sufren hostigamiento, acoso sexual, amenazas, campañas de desprestigio con una connotación social, fotomontajes y la publicación de fotos y material privado sin el consentimiento de las mujeres.

De las 130 agresiones contra mujeres, 20 son con connotaciones de genero y 7 en el espacio publicitario, esto sin contar que persiste un proceso de periodistas desplazadas como el caso de la corresponsal de la Revista Proceso, Patricia Mayorga.

Por su parte, la periodista del periódico El Imparcial, Sayra Cruz, reconoció que la mayoría de las mujeres periodistas siguen trabajando en condiciones laborales desiguales, con salarios raquíticos, sin seguridad social y arriesgando su propia vida.

Al consultar a varias periodistas y fotoperiodistas confirmó que “ellas siguen laborando porque no les queda de otra y la necesidad nos lleva aceptar un trabajo donde no te dan nada, al contrario, tu aportas tiempo y le inviertes”.

Insistió en que aunque haya mujeres periodistas tituladas tienen que aceptar salarios raquítico que van desde los mil 500 pesos a los tres mil pesos o cuando bien te va de los tres mil a los cinco mil pesos quincenales”.

Mencionó su caso donde hace 10 años empezó con dar tequio (trabajo no remunerado) o aceptar pequeñas compensaciones. Tuvieron que pasar 10 años para tener un salario nivelado y seguridad social.

Salvo algunas dos o tres empresas que ofrecen salarios mas decorosos, seguro, afore, reparto de utilidades y vacaciones, la mayoría de las trabajadores están alejadas de ese derecho.

Reconoció que estuvo trabajando en una empresa donde 7 años no tuvo derecho a vacaciones y al final no la liquidaron porque renunció.

Lo que es peor es que en algunas empresas todavía te piden exclusividad con un salario mínimo.

Aunado a ello se privan de atender a sus hijos y es en la noche cuando atienden los pendientes de la semana, entonces, viven dobles o triples jornadas para sumar un salario decoroso a la quincena.

Finalmente citó algunos cometarios de sus colegas: “Cuando una mujer empieza tiene que aceptar las condiciones de la empresa con bajas salarios, sin vacaciones, horas extras y una exclusividad no remunerada”.

“Estos bajos salarios te hacen perder el amor y la entrega. He puesto en riesgo mi vida y me tratan mal, me discriminan frente a un hombre. No somos valoradas en las redacciones y sin derechos. Somos las mujeres las que debemos pelear un aumento y aceptan seguir en el trabajo porque no nos queda de otra si es que queremos seguir en este medio desigual”.

Comparte