Manifestamos nuestro apoyo y solidaridad total a nuestra compañera.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA) condena enérgicamente los actos de violencia sexual cometidos en contra de nuestra colaboradora y defensora de derechos humanos, Ximena Ramos Pedrueza, los cuales ocurrieron la madrugada del pasado 12 de abril en la ciudad de Lima, Perú, y demanda una investigación profunda de los hechos, así como una sanción enérgica en contra de Erick Armando Cu Caaal, quien afortunadamente ya se encuentra detenido.

Condenamos y lamentamos que este tipo de agresiones a nuestras compañeras ocurran en los espacios de defensa de derechos humanos, lo cual resulta inaceptable. Ello reafirma la necesidad de seguir trabajando a todos niveles y en los distintos espacios, tanto privados como públicos, para erradicar la violencia contra las mujeres.

Gustavo Alanís Ortega, fundador y Presidente del CEMDA, dijo que “rechazamos de manera contundente y categórica cualquier acto de violencia sexual contra las mujeres, particularmente lo ocurrido en contra de Ximena. Consideramos inaceptable y muy alarmante lo ocurrido a nuestra colega y le expresamos a nivel personal e institucional nuestro total e incondicional apoyo. CEMDA se encuentra unido y solidario en torno a Ximena a quién acompañaremos en todo momento para su debida recuperación y asegurar que en un caso tan cobarde como éste se haga la justicia debida por parte de las autoridades competentes”.

Agradecemos las expresiones públicas de condena a los hechos ocurridos por parte de diversas organizaciones de Guatemala, quienes ya se han deslindado de Erick Armando Cu, así como la rápida respuesta y la solidaridad mostrada hacia Ximena, particularmente de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) -organizador del evento al cual había viajado nuestra compañera-, así como del Centro de Estudios para la Equidad y Gobernanza en los Sistemas de Salud (CEGSS), organización para la cual prestaba sus servicios el agresor. Asimismo, exigimos al gobierno de Perú investigar los hechos ocurridos y tomar todas las medidas necesarias para que dicha conducta se sancione conforme a la ley.