Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El Juzgado Primero de Distrito concedió la suspensión provisional del procedimiento de consulta a la comunidad zapoteca de Unión Hidalgo, así como la construcción y operación del Proyecto Central Eólica Gunaa Sicarú –filial de la transnacional francesa EDF EN-, confirmó el Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC).

Aunque la resolución del Juzgado Primero de Distrito con sede en la capital de Oaxaca tiene fecha del 12 de abril de 2018, apenas el pasado viernes 20 fueron notificados, donde se reconoce que no existen condiciones naturales y sociales que permitan ejercer el derecho a la consulta libre, de buena fe y adecuada a las circunstancias.

En un hecho inédito, la autoridad judicial otorgó el juicio de amparo que interpuso la comunidad con el acompañamiento del ProDESC donde reconoció que de continuar con el proceso de consulta, se generaría un daño irreparable a la comunidad zapoteca.

De esta forma, la comunidad zapoteca de Unión Hidalgo obtuvo suspensiones provisionales para efectos de que no se continúe el procedimiento de consulta indígena sobre el proyecto central eólica Gunaa Sicarú de la empresa Eólica de Oaxaca, S.A.P.I. de C.V. –filial de la transnacional francesa EDF EN-, ni se inicie la construcción y operación de dicho parque eólico.

Luego de calificar el hecho como “histórico”, resaltaron que esta decisión del Poder Judicial Federal sienta un precedente favorable a la defensa de los derechos de comunidades indígenas”.

En su resolución, el Juez reconoce que “no existen condiciones naturales (dado el sismo ocurrido en septiembre de 2017), ni condiciones sociales por los conflictos internos que pudieran surgir en la propia comunidad dados los próximos plebiscitos electorales a nivel municipal, así como eventos culturales por fiestas patronales, ya que esos aspectos podrían influir en la decisión que en su caso, adopte la comunidad indígena”.

Por tal razón, ni la Dirección General de Impacto Social y Ocupación Superficial de la Secretaría de Energía, ni una serie de autoridades federales, estatales y municipales, puedan continuar con el procedimiento de consulta sobre la construcción y operación del parque eólico, que habían ya  iniciado desde el año pasado con actos de la fase de Plan de Consulta y con la primer Asamblea de la Fase de Acuerdos Previos, realizada el pasado 11 de abril.

ProDESC resaltó que la consulta impulsada actualmente por la Secretaría de Energía no es idónea ni adecuada, pues las prioridades de desarrollo de la comunidad están centradas en el proceso de reconstrucción después de los sismos del septiembre del 2017, en donde la comunidad de Unión Hidalgo resultó ser la segunda comunidad más afectada de la región.

Eso significa que “no hay condiciones de normalidad, ya que al menos el 70% del total de viviendas se encuentran dañadas; de las cuales 300 se desplomaron por completo, además que las necesidades básicas de casa, vida digna, salud y educación no se han restablecido y ha prevalecido la entrega irregular de apoyos.

A ello se suma el inicio del periodo de campañas en los procesos electorales federal y local, por lo que existe un riesgo real de actos de violencia, como lo demuestran casos de confrontación recientes en la región del Istmo de Tehuantepec, los cuales manifiestan vínculos directos o indirectos con los procesos electorales y las dinámicas políticas locales.

Por otro lado, las festividades más arraigadas de la comunidad zapoteca son las

fiestas tradicionales de las Velas, que inician en el mes de mayo y sus habitantes se enfocan totalmente en esas festividades, mismas que representan no sólo la unión de las familias sino también la participación de cada uno de los integrantes del pueblo.

Entonces, los tiempos establecidos por la Secretaría de Energía para el desarrollo de la consulta no son culturalmente adecuados.

La resolución obtenida se enmarca en las acciones legales que la comunidad de Unión Hidalgo, con el acompañamiento de ProDESC, ha desarrollado en defensa de su territorio y bienes naturales en relación con el parque eólico Gunaa Sicarú,  tales como una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

En un acto que consideran histórico para dicha Comisión Nacional de Derechos Humanos, determinó conceder medidas cautelares a la comunidad y suspender de igual forma la consulta indígena que intentan realizar las autoridades de los tres niveles.

Asimismo se presentó una queja ante el Punto Nacional de Contacto en Francia de la OCDE en febrero pasado, por posibles violaciones a derechos humanos cometidas por la empresa EDF y sus filiales en México.

Cabe señalar que desde julio de 2017, la comunidad presentó un amparo contra el permiso de generación de energía eléctrica otorgado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) respecto del parque eólico Gunaa Sicarú, por haber sido otorgado sin consultar previamente a la comunidad, mismo que actualmente se encuentra en trámite.