Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El gobernador Alejandro Murat Hinojosa acudió a la feria industrial más grande del mundo en Hannover, Alemania, para ofertar el gran potencial minero, eólico, solar y los beneficios fiscales de se darán a empresarios que inviertan en la Zona Económica Especial de Salina Cruz.

Lo que olvido informar el gobernador es que varios pueblos originarios se oponen a esos megaproyectos porque no han sido consultados y libremente informados, se mantienen en resistencia por consultas indígenas amañadas, mantienen denuncias legales y otros se declararon territorios libres de minería.

En la feria “Hannover Messe” que fue inaugurada por el Presidente Enrique Peña Nieto y la Canciller Alemana, Ángela Merkel, Oaxaca instaló un pabellón donde promueve inversiones en el campo minero porque en la entidad se encuentra la reserva de fierro más grande de América Latina.

Además, con 27 parques instalados y casi 2 mil aerogeneradores suficientes para iluminar 1 millón 800 mil hogares, Oaxaca es líder nacional en la generación de energía eólica por su ubicación estratégica.

El gobernador Alejandro Murat Hinojosa, a través de un comunicado, destacó que Oaxaca cuenta con un gran potencial para la producción de energía solar en la región de la mixteca y una capacidad de hasta 382 mega watts.

Detalló que en el sector fotovoltaico en la región de la Mixteca Alta, cuenta con una irradiación de 6.21 kwh/m2/día un elevado potencial para la producción de este tipo de energía.

En lo que respecta a Zona Económica Especial, esta área franca brindará beneficios fiscales durante los próximos 15 años a los empresarios que inviertan en Salina Cruz, para detonar el empleo, generar mejores oportunidades y elevar la competitividad del Sur-Sureste de México.

Y en el sector minero, Oaxaca se posiciona entre los diez mejores estados por su producción. Es el quinto productor de plata y el décimo de oro. Además de contar con la reserva de fierro más grande de América Latina.

De igual manera, los minerales que conforman las minas más importantes en la identidad son de plata, cobre, hierro, grafito cristalino, carbón, yeso y travertino.

Apenas, el pasado 13 de abril, la Secretaría de Energía (Sener) inició en esta comunidad el proceso de consulta indígena para la construcción y operación de la central eléctrica Gunaa Sicarú, promovida por la empresa Eólica de Oaxaca, filial de Eólica de Francia (EDF).

Sin embargo, cuando la reunión estaba avanzada, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) le notificó que se habían emitido medidas cautelares que obligaban a suspender la consulta indígena en Unión Hidalgo.

Y en enero de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atrajo el caso del amparo contra la instalación del parque eólico de la empresa española Eólica del Sur, para implementar una consulta libre, previa e informada en la comunidad zapoteca de Juchitán de Zaragoza.

“Los integrantes de la Primera Sala consideraron que el asunto reúne los requisitos de interés y trascendencia, en tanto que involucra el contenido y alcance del derecho humano a la consulta previa, libre e informada de las comunidades indígenas”, expuso la SCJN en un comunicado.

En febrero pasado, pueblos zapotecos acordaron en el segundo encuentro estatal “Aquí Decimos Sí a la Vida, No a la Minería”.

De acuerdo con una investigación de Servicios para una Educación Alternativa (Educa), la empresa canadiense Fortuna Silver Mines (FSM) acapara 26 concesiones mineras, de las 300 que ha entregado el gobierno federal en el estado.

Según el estudio, pese a la política de opacidad de la empresa, se pudo conocer que sus cuatro filiales (Geometales del Norte-Geonorte S.A. de C.V., Minerales de Oaxaca S.A de C.V., Plata Panamericana S.A de C.V. y Compañía Minera Cuzcatlán S.A. de C.V.) monopolizan 80 mil hectáreas de 35 municipios de los Valles Centrales, que equivalen a diez veces el tamaño de esta capital.

Esa situación ha colocado a pueblos zapotecas y campesinos en una seria desventaja frente a la minera, ya que FSM no está obligada a entregar cuentas, precisa el documento.

Y es que bajo un esquema de compra-venta de concesiones a través de sus filiales (permitido por la ley minera), la compañía se ha hecho propietaria del 100% de 26 concesiones, todas ellas ubicadas en los Valles Centrales, especialmente en los distritos de Ocotlán, Ejutla y Tlacolula.