Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Una misión de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) realizó un recorrido por la región de Valles Centrales de Oaxaca y reuniones con autoridades, así como con habitantes de pueblos indígenas que integran el movimiento por la defensa y el cuidado del agua.

Sin embargo, por una “irresponsabilidad” de la Comisión Nacional Para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) se removió la agenda al no presentarse lo que fue calificado como “una falta de seriedad que pone en riesgo el proceso de la consulta indígena por no cumplir el papel que les toca como órgano técnico”.

Dos oficiales de ONU-DH realizaron el pasado fin de semana una misión a los Valles Centrales de Oaxaca para sostener reuniones con autoridades e integrantes de los pueblos y comunidades indígenas de la región, incluyendo las localidades de San Antonino Castillo Velasco, San Pedro Mártir, San Pedro Apóstol, San Felipe Apóstol y Santiago Apóstol.

En el recorrido, la misión de la ONU-DH observaron los pozos de absorción y los retenes de agua que han construido los y las sembradoras de agua desde la sequía de 2005.

Los objetivos de esta misión son obtener mayor información sobre la situación de los derechos de estas comunidades indígenas en relación con su acceso al agua y con el proceso de consulta que se está llevando a cabo sobre dicho acceso, así como compartir información sobre los estándares y los recursos del sistema internacional de protección de derechos humanos aplicables a estos temas.

La ONU-DH México también buscará reunirse con otras contrapartes, incluyendo autoridades, para dar seguimiento a la información recibida.

El Defensor Especializado en Pueblos Indígenas de la Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Vidal Antonio Agapito, precisó que en el encuentro la misión de la ONU-DH aclararon que “ellos no pueden asumir el papel de un órgano garante porque no se los permiten sus lineamiento pero si pueden acompañar el proceso en asesoría”.

Durante una reunión que sostuvieron con personal de la CONAGUA, la misión les dijo que si querían algún taller o asesoría lo podían ofrecer, incluso mencionaron como fecha probable la segunda semana de mayo donde podría asistir la relatora del agua”.

Mientras que las 16 comunidades de la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua (COPUDA) que están en un proceso de Consulta Indígena para levantar el decreto de veda que condiciona y limita el uso del agua para la agricultura en los Valles Centrales, transgrediendo sus derechos, les dieron una explicación sobre su lucha.

Respecto a la consulta, reconocieron que ya va muy avanzada, en su cuarta etapa, ahora es cuando se debe reflejar la voluntad de quienes participan.

El problema es que por irresponsabilidad de la CDI, no se presentó glosario de términos, lo que evidencia que no le dieron importancia a la presencia de la misión de la ONU-DH.

Cabe recordar que hace 50 años se emitió el decreto que afecta a los distritos de Etla, Tlacolula, Zimatlán y Ocotlán, sin embargo, “la crisis se agudizó en el 2005 cuando sufrimos la sequía y comenzaron a llegar los excedentes de pagos que iban desde los mil a 24 mil pesos, al investigar nos dimos cuenta que existía un decreto de veda que prohibía el agua a los campesinos”.

Los pueblos zapotecos en resistencia conocidos como “sembradores de agua”, han luchado desde hace 11 años por defender su agua porque hace 50 años, en el año de 1967, el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz, impuso un decreto de veda en territorio de los valles centrales oaxaqueños; condicionando el uso del agua para la agricultura.

Fue el 08 de abril de 2013 cuando la Primera Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, en el expediente: 9216/11-17-01-5, emitió una resolución que mandata a la CONAGUA a realizar una consulta indígena a las 16 comunidades para la posible modificación del decreto de veda.