Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Indígenas mixes de San Pedro y San Pablo Ayutla emplazaron al gobernador Alejandro Murat Hinojosa a resolver el conflicto agrario con sus vecinos de Tamazulapam del Espíritu Santo, hacer justicia por el asesinato de Luis Juan de Guadalupe, y les devuelvan el manantial de agua, de lo contrario, no permitirán la instalación de casillas en su municipio durante la próxima jornada electoral.

Además, la autoridades municipales y agrarias de San Pedro y San Pablo Ayutla advirtieron que en la próxima fiesta de los Lunes del Cerro o Guelaguetza acudirían con música fúnebre para evidenciar la ausencia del Estado de Derecho en la región Mixe y la indolencia gubernamental.

Luego de realizar una marcha fúnebre del jardín Conzatti al Palacio de Gobierno, la presidenta municipal de San Pedro y San Pablo Ayutla, Yolanda Pacheco Morales, manifestó:

“Emplazamos al maestro Alejandro Murat Hinojosa, gobernador de Oaxaca a tomar medidas urgentes para que no devuelva el goce de nuestros derechos humanos al territorio, al agua y a la justicia. Exigimos se haga valer el Estado de derecho y la fuerza del estado”.

Recordaron que “hace un año, el 5 de junio de 2017, hablaron las armas, las balas dijeron su última palabra en la humanidad de nuestro hermano Luis Juan Guadalupe. Como no era un prospecto a diputado, no tampoco un político y menos un conocido del gobernador, no mereció ni una mención, ni un tuit, ningún mensaje. Tampoco se dio instrucciones al fiscal para que el hecho no quedara impune.”

“Como muchos de nosotros era un indígena mixe, pobre y campesino, entonces, entendemos, para el gobierno su vida no valió nada. Por eso para él no hay justicia, apenas un triste legajo de investigación que contiene su acta de defunción. Esa es la justicia oaxaqueña de este gobierno”, se quejó la presidenta municipal.

Agregó que la “ambición desmedida de Tamazulapam, a su actitud agresiva, desafiante y provocadora, ese 5 de junio, se sumaron la balas para callar una vida y para mostrar que no hay Estado de derecho para hacer justicia, sino para robar y enriquecerse porque tambiñen se privó de la libertad de 4 mujeres mixes de Ayutla y se perpetró el despojo de 20 familias de la misma comunidad.

Y con la marcha fúnebre, dijo, “con las notas de nuestra banda de música queremos decir que seguimos de luto, que queremos mostrar nuestros pesares, tristeza, nostalgia y rabia que genera el olvido (gubernamental). En otros momentos venimos con nuestra música y nuestra cultura para compartir y hacer Guelaguetza en su sentido mas real, pero hoy, no podemos mostrar alegría porque nuestro pueblo está de luto y en las peores condiciones”.

Hizo hincapié que Ayutla es propietaria y poseedora de una superficie de tierras comunales, entre las cuales se encuentra el manantial de donde obtienen agua para sus necesidades diarias. Ahí, desde hace 30 años construyeron un tanque de captación y una línea de conducción.

Lamentablemente desde el jueves 18 de mayo de 2017, las autoridades de Tamazulapam y sus agencia de Tierra Blanca, dieron la orden de invadir sus tierras y su manantial.

Pese a mesas de diálogo y acuerdos, existe ineficacia, contubernio o complicidad ente las autoridades estatales y federales porque no han tenido la capacidad de solucionar el conflicto ni han detenido a los responsables del ataque armado donde murió Luis Juan Guadalupe.

Insistieron en que si no hay resultados de parte del gobernado no van a permitir la instalación de casillas electorales el próximo 1 de julio, llevaran música fúnebre a la Fiesta de la Guelaguetza y llevaran el caso a tribunales internacionales.