Por El Derecho A Saber

OAXACA.- Por ingenuidad o porque “se me engañó”, no acabé mi misión en la Contraloría. “Esto me ha marcado y no me deja tranquila; voy a sacarme la espinita”, afirma la candidata del Frente por México en segunda fórmula al Senado

Perla Marisela Woolrich Fernández, candidata al Senado de la República en Segunda Fórmula de la coalición Por México al Frente que la conforman los Partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), sostiene que “a pesar de los 34 años en que llevo en la política, sigo siendo una aprendiz y hasta me ven la cara en ocasiones, como ocurrió con el ex gobernador Gabino Cué Monteagudo” en donde ella ejerció como titular de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental.

Reconoce tener “una espinita clavada” que no se ha sacado durante su experiencia en el servicio público (2010-2015), porque aunque tuvo la voluntad de castigar la corrupción de colaboradores del ex gobernador Ulises Ruiz, así como de funcionarios de Cué, particularmente de su contrincante de Morena, Salomón Jara, se le minimiza y “se me desdibuja completamente”.

Ahora, cuando muchos pensaban que tras aquella experiencia estaba liquidada políticamente, Perla se levantó y no sólo fue electa por tercera vez en la presidencia del Colegio de Abogadas, sino que ahora tiene la oportunidad de representar a Oaxaca en el Senado de la República.

En entrevista en Por el Derecho a Saber considera ser la mejor opción para llegar a este cargo porque México vive momentos difíciles, en donde no caben los aprendizajes ni las improvisaciones; el arribo al Congreso debe ser avalado “por la preparación que uno tenga”. Entonces, “la experiencia que nosotros tenemos, junto con Héctor Pablo Ramírez Leyva, nos permite presumir que somos la mejor opción, esta es la razón fundamental”.

Destaca que la principal característica en su personalidad es ser “muy clara, muy transparente, porque me gusta llamar ‘al pan, pan y al vino, vino’. Es decir, no me ando con recovecos. Desde que incursiono en política, mi inspiración ha sido luchar por el bien común y hacer todo de mi parte en beneficio de la colectividad. Tan es así que como verás no me he enriquecido, ni he trabajado para mí misma en la política”.

No obstante, si hay algo de lo cual arrepentirse es “haber sido confiada, de actuar en ocasiones con muy buena fe, de no haber abierto los ojos en su momento cuando se me pidió que fuera la Contralora del gobierno de Gabino. Es el único punto que me ha marcado y que no me deja tranquila. Tengo que revertir esto porque creo que puedo dar mucho y puedo ser más congruente en otras cosas, ahí no pude hacer nada, porque todo lo hacían o lo dirigían desde arriba”.

Quien fuera la primera mujer juez en el estado de Oaxaca acepta “que los compromisos de Gabino eran más fuertes que los que pudo haber tenido conmigo como subalterna. El ex gobernador tenía una estrecha relación con Jara, hicieron campaña por todo el estado (para llegar al Senado en el periodo 2006-2012), por lo que era lógico que si Salomón deseaba repetir en tal posición, ahora por Morena, era necesario “para el señor gobernador encubrirlo y sacarlo adelante”.

– ¿Pero entonces esta presión la obligó a renunciar antes de acabar el gobierno?

– No fue propiamente eso, sino una cuestión de dignidad propia.

Y explica: “Cuando ejercí como diputada local, fui con la mejor disposición de que acabáramos con la corrupción del gobierno de Ulises Ruiz (2004-2010); se me hizo creer que esto tendría éxito. Hablé demasiado porque así me lo permitieron, o me dijeron que yo hablara, y cuando me di cuenta de que me estaban usando, como resultó al final, dejé muchos instructivos ya de responsabilidad, dejé documentos ya preparados para su consignación, y no me permitieron moverlos, ahí se quedaron tranquilos”.

“Sin embargo, el que más me preocupaba era el caso de Salomón Jara (como titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Forestal), donde puse una atención principal, porque era una situación muy anómala, muy irregular, muy cínica diría yo, porque notaba que se le estaba dando mucha facilidad para defenderse. Incluso se contrató ahí a un abogado que quería revertir todo lo que yo avanzaba, siendo yo Contralora del gobierno del estado”.

“Entonces, todo lo que está pasando ahora de que fueron a la cárcel algunos personajes del pasado gobierno , pues es el trabajo que yo dejé hecho y que no dejaron que yo culminara, de tal manera que la ‘espinita’ es que se me utilizó; pero no tuve yo la culpa . Ahora quiero servir, como ha sido mi propósito, y todo lo voy a atender hasta donde quepan mis responsabilidades. No soy una jovencita de 15 años, pero quiero dejar ese honor a mis hijos, del prestigio que yo pueda lograr o reivindicarme por lo que debí haber hecho, que el pueblo esperaba que yo hiciera y que no hice”.

– ¿Quién la utilizó?

– Me utilizó…bueno, tal vez me dejé utilizar en ese momento, porque no se me habló claro, pero se me ofreció y no por cuestión del partido (Acción Nacional), sino más bien personalmente, Gabino Cué me pidió que yo trabajara con él, y yo creí en Gabino y creí en sus buenas intenciones; creí en todo, porque desde que era yo diputada, yo defendía su proyecto, lo defendí siempre, se me insultaba y todo, y decían que a lo mejor lo que yo quería era un puestecito por ahí y no, no era cierto. Es que había coincidencia en lo que él decía, con lo que yo pensaba. De tal manera que si hubo un cambio ahí, pues no fue un cambio mío, fue un cambio tal vez de él o de la realidad que se me ocultó. Prosigue:

“Cuando en mi partido se mencionaba que podía yo utilizar otro puesto, antes de que yo fuera Contralora, él dijo textualmente que mi ubicación como Contralora no era negociable, luego entonces todo lo que yo había hecho tuvo un prestigio, tuvo algo que a él le servía para que tuviera la gente de mayor credibilidad en esa administración”.

-¿Gabino la traicionó?

Nota completa: http://porelderechoasaber.org/2018/06/reconoce-perla-woolrich-no-haber-hecho-mas-para-actuar-contra-los-corruptos-de-ulises-y-gabino/


---