Renuncia Secretario de Asuntos Indígenas y envían 500 elementos de seguridad tras atentado a candidata e hija de periodista

 Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El Secretario de Asuntos Indígenas, Francisco Javier Montero López, renunció al cargo por el escándalo de delito electoral que generó tras el atentado perpetrado la madrugada del sábado dos de junio que dejó tres muertos, entre ellos la comunicadora María del Sol Cruz Jarquín, a la comisionó para cubrir la campaña de su hermano Hageo Montero López, candidato del PRI a la presidencia municipal de Juchitán.

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, a través de un comunicado, dio a conocer que aceptó la renuncia del Secretario de Asuntos Indígenas Francisco Javier Montero López, quien se desempeñaba en el cargo desde el 14 de diciembre de 2017.

En su misiva de renuncia, el ahora ex funcionario estatal expuso que esta decisión es con el fin de facilitar las investigaciones relacionadas con la María del Sol Cruz Jarquín, hija de la reconocida periodista Soledad Jarquín Edgar.

Además, dio a conocer que el mismo sábado 2 de junio, el Jefe del Poder Ejecutivo instruyó a la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental a iniciar las investigaciones necesarias para determinar la responsabilidad de los servidores públicos sobre estos hechos.

La periodista Soledad Jarquín comentó que su hija María del Sol le confesó que si no aceptaba que la comisionaran a Juchitán “perdía el trabajo” en la Secretaría de Asuntos Indígenas y por eso, desde hace un mes, se encontraba en ese municipio, el noveno más peligroso del país.

En el ataque armado también fue ejecutada la candidata a la segunda concejaía en la planilla de la Coalición “Todos por México” que la integran el PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza, Pamela Zamari Terán Pineda, su chofer Adelfo Guerra Jiménez y la comunicadora María del Sol Cruz Jarquín.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 03:00 horas sobre la calle 5 de Mayo en el centro de Juchitán de Zaragoza, a unos 30 metros del Bar Jardín.

En respuesta a la violencia desbordada en Juchitán, el gobernador anunció al Grupo Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca, que incorpora de manera coordinada a las instituciones de seguridad estatal y federal, con el objetivo de fortalecer la vigilancia en la zona del Istmo de Tehuantepec. Además, enfatizó que habrá cero tolerancia contra la delincuencia en la entidad.

Desde el hangar de ciudad Ixtepec, el gobernador dio el banderazo de salida a los más de 500 elementos de seguridad y más de 50 vehículos que atenderán las tareas de procuración y administración de justicia para hacer frente al crimen organizado y a la impunidad.

El Grupo Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca realizará acciones de prevención del delito, análisis criminal, apoyo a la ejecución de mandatos judiciales, así como atacar de manera frontal los delitos federales de robo a combustible, trata de personas, y los del fuero común como homicidio y robo en sus distintas modalidades.

Añadió que el Grupo Especial en materia de seguridad se constituirá en una base de operaciones mixta que se establecerá de manera permanente en el Istmo de Tehuantepec, y posteriormente se implementará en las demás regiones de la entidad, para brindar seguridad y certeza a las familias oaxaqueñas.

En tanto, el Fiscal del Estado afirmó que esta medida es un programa reforzado y permanente, en donde participan todas las agencias de seguridad y procuración de justicia tanto del Estado de Oaxaca como de la Federación.