Jaime GUERRERO

OAXACA (#pagina3.mx).- En el mapa nacional, las empresas de Oaxaca se ubican dentro de las más golpeadas por el crimen. La entidad ocupa el séptimo sitio por porcentaje de víctimas de delito, sólo por debajo de Guanajuato, Sonora, Zacatecas, Jalisco, Quintana Roo y Tabasco, señalan los indicadores de MásSeguridad de la plataforma Data Coparmex.

La inseguridad para el sector empresarial ha ido en aumento. Mientras que en enero de 2018 el 43 por ciento señaló haber sido agraviada por el crimen, en junio la cifra creció a 59.9 por ciento.

En el caso de la macroplaza, desde su construcción e inauguración en 2014, han sido constantes los hechos delictivos y violentos. Disputas entre sindicatos, tomas, enfrentamiento entre taxistas y clausuras por excesivos cobros de impuestos, han marcado a los comercios del lugar.

El miércoles pasado, sujetos desconocidos, realizaron disparos con arma de fuego en el estacionamiento.

Por ello, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios Turísticos (Canaco-Servitur) exigió a la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), garantizar la integridad física de quienes ahí laboran o acuden a realizar sus compras.

“Nosotros queremos que no se repitan estos asuntos, independientemente de que se lleven a cabo las investigaciones, no queremos que se repitan porque cada vez se presentan con más frecuencia”, señaló el presidente de la Canaco en Oaxaca, Juan Albizua.

La respuesta de las autoridades -dijo- ha sido que el lugar está caracterizado por ser una zona conflictiva y ante ello la única alternativa que tienen es interponer las denuncias por los hechos delictivos que llegan a ocurrir.

La Macroplaza, ubicada en el municipio de Santa Lucía del Camino, ha tenido una vida inmersa en distintos conflictos. Durante su construcción integrantes de la Confederación Nacional de la Productividad (CNP) y de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), se disputaron los trabajos de acarreo de material.

Una vez inaugurada, taxistas del Sindicato Libertad y la CTM se disputaron de manera violenta los espacios para el establecimiento de sitios.

El pasado miércoles 25 de julio, personas aún no identificadas dispararon contra una camioneta que era conducida por el hijo del líder de la CTM. Las balas se impactaron en el parabrisas del vehículo.