Indígenas que cambiaron el machete por boleta electoral exigen a AMLO congruencia y destitución de Víctor Manuel Villalobos

*Exigen respeto a los pueblos indígenas y pleno reconocimiento a sus usos y costumbre *Mas de 20 organizaciones se oponen a cualquier plan agrícola tecnológico/científico corporativo

Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Más de 20 organizaciones indígenas y campesinas de Oaxaca exigieron al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la “destitución anticipada” de Víctor Manuel Villalobos como responsable de la política hacia el campo porque ha sido un “defensor del modelo neoliberal agroindustrial” que ha degradado el medio ambiente.

Las organizaciones aglutinadas en el “Espacio estatal en defensa del maíz nativo de Oaxaca” pidieron al presidente electo “congruencia” y el cumplimiento de los compromisos firmados en el Plan de Nación para el campo que establece que este proyecto “pasa obligatoriamente por el respeto a los pueblos indígenas y el pleno reconocimiento de sus usos y costumbres, sus autonomías, sus territorios y recursos naturales en ellos ubicados.”

Al tiempo que se pronunciaron enérgicamente en contra de cualquier plan agrícola tecnológico/científico corporativo que intente poner en manos de consorcios empresariales el control sobre las semillas y el sistema alimentario de México.

Le recordaron que “las organizaciones que cambiaron el machete por la boleta electoral como estrategia de lucha para impulsar un modelo alternativo de nación y apoyaron la candidatura de Andrés Manuel López Obrador (como) apuesta por la valorización del campesinado y la protección de la madre tierra con un enfoque agroecológico como la base y el sustento de un proyecto alternativo que defiende el maíz nativo y la soberanía alimentaria”.

Por consiguiente, le hicieron saber que “rechaza el modelo agroindustrial que ha degradado el medio ambiente que facilita procesos de despojo violento y ha provocado el desplazamiento masivo de la población rural hacia las periferias de la miseria.

Los inconformes iniciaron la conferencia de prensa citando un texto de Emiliano Zapata y su Plan de Ayala para mandarle un mensaje al presidente electo:

“Ahora me hacen el favor de firmar el Plan de Ayala, para que se verifique todo lo que estamos luchando. Cuando triunfemos tienen que quedar algunos de los de esta reunión. Y estos han de dar cuenta de que se cumpla. Emiliano Zapata, Ayoxustla, Puebla, 1911”.

El Espacio Estatal en Defensa del Maíz Nativo de Oaxaca recalcaron que “las semillas, la tierra y la producción de alimentos pertenecen al pueblo, por eso afirmamos que el nombramiento de Víctor Manuel Villalobos no representa los intereses de las comunidades indígenas campesinas, y exigimos su destitución anticipada por el bien del pueblo y del campo mexicano en general.

Los campesinos e investigadores, manifestamos su “alarma y rechazo por el nombramiento de Víctor Manuel Villalobos porque en los últimos sexenios ha sido defensor del modelo neoliberal agroindustrial.

Destacaron que “el señor Villalobos como secretario de agricultura deja mucho que pensar sobre el rumbo de la agricultura mexicana como un proyecto de nación diferente que realmente pretenda rescatar la soberanía alimentaria; ya que este personaje ha sido durante su larga carrera como funcionario público un arduo defensor del modelo neoliberal agroindustrial”.

Su afirmación la soportan en que durante su cargo como Subsecretario de Agricultura de la SAGARPA en el año 2001 se dio la contaminación de los maíces nativos oaxaqueños por transgénicos, sin que a la fecha se haya realizado una sola acción para descontaminarlos; impulsó la firma del TLC transgénico con Canadá y Estados Unidos, que permite la importación a México de cargamentos de granos considerados convencionales, entre ellos maíz, que pueden contener hasta el 5% de transgénicos, como “presencia accidental”.

Además, saboteó las negociaciones del Protocolo de Cartagena sobre bioseguridad de los Organismos Vivos Modificados efectuada en Kuala Lumpur Indonesia en el año 2003, que plantea el principio precautorio frente a los riesgos e incertidumbres que representan los transgénicos.

También impulsó en 2004 la aprobación de la Ley de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados, denominada Ley Monsanto. Después de haberse dado a conocer su posible nombramiento Villalobos declaró que “los transgénicos son una tecnología que va de salida, hoy hay tecnología de otra índole que está superando a los transgénicos”.

Y efectivamente, para la agroindustria transnacional los transgénicos son una tecnología obsoleta, razón por la que se preguntaron:

¿debemos esperar entonces que promueva el uso de impulsores genéticos (que no son otra cosa que nuevos transgénicos que pueden propiciar la desaparición de especies mediante un supuesto combate biológico), que se están impulsando en países como Brasil sin tomar en cuenta el principio de precaución? o ¿pretende promover el uso de biología sintética empleada por quienes se sienten los nuevos dioses y son capaces de fabricar organismos artificiales, entre otras nuevas tecnologías?

Afirmaron que lo que necesitan es una política que apoye al campo y a los campesinos, fomente la agroecología, proteja y construya la soberanía alimentaria, fije precios justos para sus comunidades y no un modelo empresarial maquillado dictado por los intereses del gran capital que quiere controlar el sistema agroalimentario mexicano y mundial.

Finalmente destacaron que “en nuestras comunidades el que manda es el pueblo, por eso demandamos congruencia del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador” y remataron con las consignas: “¡Zapata Vive! ¡La Milpa sigue!”