Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El congreso de Oaxaca aprobó reformar el artículo 68 del Código Civil del estado para que las familias de las comunidades indígenas puedan registrar a sus hijos e hijas con nombres provenientes de sus lenguas originarias y evitar conflictos como el ocurrido en San Pedro y San Pablo Ayutla donde se le negó el registro a una bebé porque sus padres deseaban llamarla Po’, nombre de origen mixe que significa Luna.

Ahora, con la reforma Código Civil de Oaxaca se establece que “en todos los casos que se requiera, el Oficial del Registro Civil, está obligado a registrar en el acta de nacimiento el nombre solicitado, con estricto apego a las formas orales, funcionales y simbólicas de comunicación perteneciente a las lengua indígenas de Oaxaca”.

La LXIII Legislatura local precisó que con esta aprobación, buscan garantizar el derecho que cada familia indígena tiene para registrar a sus hijos bajo las reglas escritas y fonéticas que establezca su lengua materna.

De esta manera, agregaron, cumplieron con el control de convencionalidad, la cual establece que el Estado Mexicano se encuentra obligado a respetar y cumplir los derechos de las mujeres y hombres indígenas.

Además, abundaron, con estas medidas promueven que protejan los rasgos culturales de los pueblos originarios para erradicar cualquier acto de discriminación, en estricto apego a la declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Cabe recordar que en abril de 2017, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca inició el expediente de queja DDHPO/620/(14)/OAX/2017 tras recibir la documentación remitida por la CNDH, en la que el padre de la menor de edad reclamó probables violaciones a derechos humanos de su hija.

Y es que la Oficialía del Registro Civil en San Pedro y San Pablo Ayutla negó el registro a una bebé indígena debido a que sus padres desean llamarla Po’, nombre de origen mixe que significa Luna.

El oficial del registro civil argumentó de que no podía asentar el nombre de Po’ “por tener un apóstrofo”, mientras que los progenitores, buscan llamar a su hija Po’ por ser de origen mixe, además porque esta forma significa el reconocimiento y preservación de su lengua originaria.