Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El gobierno de Alejandro Murat Hinojosa ahora es denunciado por “fraude”, “uso indebido de imagen”, “derechos de autor” y “daño moral” al engañar al reconocido fotógrafo Diego Huerta con la ficticia edición del libro “Oaxaca desde adentro” y desaparecer 211 fotografías producto de seis años de trabajo.

El fraude lo perpetró Erick Michelle García Barroso, a través de las Secretarías de las Culturas y Artes de Oaxaca (SECULTA) y de la Mujer Oaxaqueña (SMO), luego que el gobierno de Murat hizo uso indebido de una fotografía de Diego Huerta para anunciar un concierto decembrino en 2017.

El fotógrafo regiomontano que radica en los Estados Unidos narró que “esto ya me parece digno de una telenovela de Televisa” porque de un delito vino toda una trama que lleva siete meses de mentiras, farsas, encubrimientos y hasta complicidad.

A través de su cuenta de Facebook, Diego Huerta le envió un mensaje al gobernador Alejandro Murat Hinojosa donde le comenta que “estoy en la mejor disposición de entablar pláticas con Gobierno del Estado de Oaxaca para darle solución a esto de la mejor manera, pero no seguiré tolerando la nula capacidad de su gente para resarcir el daño”.

En entrevista comentó que “yo entregué mi material original para editar el libro ‘Oaxaca desde adentro’ que son 196 fotografías en alta resolución mas aparte 15 fotos que las iban a imprimir Erick en gran formato para colgarlos en el teatro Macedonio Alcalá. ¿Dónde esta ese material, no lo sé?”.

Además, agregó que “nunca me he sentido amenazado en Oaxaca pero sí me preocupa la situación. En todo México han sucedido casos por personas que han querido de alguna manera mostrar lo que está mal y yo no sé quién es Erick, como sea, quien esté con Erick o a quién pueda afectar mas allá de esto. Yo le digo: cualquier cosa que me pueda pasar a mí, a mi persona y a mi equipo yo responsabilizo a Erick García Barroso”.

El fotógrafo Diego Huerta explicó que en diciembre de 2017 se enteró que Seculta, cuando su titular era Ana Vásquez y su colaborador era Erick García, hizo uso indebido de una de sus fotografías de una joven de Ixtepec para anunciar un concierto decembrino, caso que denunció a través de las redes sociales.

“Es increíble que Seculta, la cual promueve la cultura, hizo uso indebido del arte de alguien más sin pedir autorización, sin preguntar, sin nada. Es ahí que conozco a Erick García, quien me contacta para pedir disculpas y remediar el asunto”.

La respuesta fue que “la única manera es el pago (20 mil pesos) del uso indebido de mi imagen y la dejen de utilizar”.

Sin embargo, le propuso venir a dar una plática para justificar los 20 mil y la respuesta fue que lo que iba a pagar es el uso indebido de su fotografía y si quieren que le diera un taller tendría otro costo.

Luego el 16 de enero de 2018, Murat Hinojosa realizó cambios en su gabinete y a Ana Vásquez la nombran secretaria de la Mujer Oaxaqueña y se lleva a Erick García como parte de su equipo, es decir, “Erick no ha dejado de ser un funcionario y la jefa que tiene es la misma que estaba en Seculta y continuó con las mentiras a tal grado de convencerlo para realizar un libro con sus fotografías”.

La historia inició el pasado 26 de febrero al firmar el convenio para realizar un tiraje de dos mil libros de “Oaxaca desde adentro” con un costo de 250 mil pesos por concepto de imagen, de los cuales el fotógrafo tenía derecho a 250 ejemplares pero por el adeudo de 20 mil pesos que tenían por la foto decembrina le entregarían otros 100 libros más.

Diego relató que “por uso de imagen, diseños y textos, acordamos 250 mil pesos y ahí lo dice todo en el convenio. Lo que me parece increíble es que pidió datos de la cuenta bancaria, hubo intercambio de comunicación, explicaciones de que los libros existían pero que el proveedor no los entregaba por falta de pago, Sí, ahí fue una gran actuación.

“Cuando llevas a cabo una mentira llega un punto que la mentira no se sostiene y simplemente desapareces. Bloqueas a la persona, bloqueas el número y no sabes dónde ubicarlo pero en este caso parecía todo lo contrario. Hasta donde mi capacidad de empatía de poder seguir creyendo en las personas todo indicaba que sí, uno lee la historia paso por paso. Aunque sentías que algo estaba mal todo indicaba que sí era real”.

Considera que tal vez lo cegó “el querer ver el reflejado el esfuerzo, el trabajo de seis años donde participaron cientos de personas que estuvieron ahí y creyeron en el proyecto y verlo en un libro era mi intención. Yo por eso no exigí trato preferencial, viáticos, no acepté ni boleto para ir al auditorio Guelaguetza o el boleto de ir al concierto de rock en tu idioma”. Insistió que “mi intención era venir a presentar el libro y que a través de ese libro se pudiera a dar conocer a Oaxaca mas allá de una figura de la istmeña, que un danzante o una china oaxaqueña, Oaxaca desde adentro era poder mostrar lo bello de las 8 regiones.

“Todavía el sábado 28 de julio, Erick Michel García Barroso, de frente, me dijo que los libros existían pero que el proveedor no los entregaba por falta de pago”.

Al pedirle hablar con el jefe de Erick la pone en contacto con una persona de nombre Karen Valencia, quien dice ser enlace de la parte jurídica de Seculta. Ella se muestra sorprendida a lo que hizo Erick. Si ahí fue una gran actuación. Se reportó el lunes para que fuera el martes (31 de julio) las l3 horas en Seculta.

El fotógrafo decidió llegar antes a Seculta y ahí se enteró de la cadena de mentiras dondo preguntó por Erick y Karen y le dicen que no hay nadie, ni aparecen en el directorio.

Berenice Bernardo, del área jurídica de Seculta, le hizo saber que esas personas no trabajan ahí, que Seculta no tiene nada qué ver en ellos y lo invita a presentar la denuncia por fraude, derechos de autor, daño moral y usurpación de funciones.

El fotógrafo decide llamar en ese momento a Erick y no contestan. Finalmente, Erick le devuelve la llamada y Diego Huerta lo cuestiona:

¿Erick dónde trabajas?

No sé a qué te refieres.

¿Erick, dónde trabajas?

No Diego es que yo colaboro. Diego vamos a vernos en el centro. Vamos a trabajar.

Le respondió, aquí te espero con la licenciada en el jurídico.

No puedo.

Fue entonces que el fotógrafo le colgó.

“Me vuelve a llamar y me dice: Diego te pido por favor que nos veamos”.

¿Erick quieres solucionar esto?  ¿Tienes 50 mil dólares?

-No Diego, No los tengo.

– Entonces, no podemos solucionar nada, respondió el fotógrafo ya enojado.

Finalmente, declaró que “no sé si es Seculta y la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña. Y le digo: yo no sé, pero alguien va a pagar los platos rotos. Aquí más que todo es un daño moral, nadie me robó un quinto, ni robó un dinero, es un daño moral, es una burla desde el 26 de febrero”.