Rubén Vasconcelos Méndez.

Jaime GUERRERO

OAXACA, (pagina3.mx).- El fiscal General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez, exhibió su abierta confrontación con el Fiscal Anticorrupción, Jorge Emilio Iruegas Álvarez, tras la reforma a la Ley Orgánica de la Fiscalía General.

Señalan que Vasconcelos Méndez cabildeó para que no fuera constitucional y solo “se maquillara” a ese órgano y evitar la plena autonomía. De paso, aludió errores del Iruegas en los procesos penales contra los exfuncionarios del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo.

Mientras, la Fiscalía Anticorrupción sigue bajo los designios de Vasconcelos Méndez y en la elaboración y aprobación del nuevo reglamento, como lo establece la reciente reforma, se exhibirá si hay verdadera autonomía.

Por lo pronto, al hablar de la reforma a la Ley Orgánica, dijo que ésta reconoce la autonomía administrativa y se le tendría que dar dinero de la Fiscalía General.

Sin embargo, reclamó a los diputados no hacer lo mismo con las Fiscalías que no tienen cobertura presupuestal. 

“El problema de la Fiscalía General es que 15 unidades de la Fiscalía no tienen cobertura presupuestal (y) a nosotros nos ayuda mucho la reforma que hizo (el Congreso) en torno a la Fiscalía Anticorrupción porque ahora tendrá dinero para realizar sus actividades”, soltó.

Adelantó entonces que dialogará con las y los diputados para que esa misma acción legislativa se haga con las demás fiscalías, entre ellas, la de Alto Impacto, que no tiene cobertura presupuestal.

Y de paso, criticó que a su llegada a la Fiscalía los tres órganos de la Fiscalía: ministerios públicos, la Agencia Estatal de Investigación (AEI), y el Instituto de Servicios Periciales trabajan por separado; sin embargo, hoy están bajo su mando, con problemas.

No obstante, con motivo de la reforma, aprovechó para mandar un mensaje a las diputadas y los diputados: “nada de separaciones entre fiscalías”. “Con la ayuda de ustedes, se tiene que reforzar más”, pidió, sin que los medios de comunicación tengan responsabilidad en su papel.

“Nadie puede impulsar rompimientos de órganos que tienen que estar muy unidos para atender a la población, por que en qué país o estado vivimos, dijo en clara alusión a la pretendida autonomía de la Fiscalía Anticorrupción.

Por el contrario, insistió, lo que se tienen que hacer es acciones para fortalecer a las instituciones, no para disolverlas.

Dijo entonces que, al interior de la Fiscalía General se entiende perfectamente, (sic).

Y al lavarse las manos de los casos de exfuncionarios del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo, procesados, por presuntos quebrantos al erario y con la libertad del ex titular de la Sevitra, Carlos Moreno Alcántara, se lavó las manos y aludió un mal papel de la Fiscalía Anticorrupción.

“Sí, he recibido muchas quejas de las barras de abogados que me han pedido reuniones específicas. Estoy revisando el trabajo del Fiscal Anticorrupción, pero quiere decirles que todas las medidas que se han dictado en todos los casos son medidas promovidas por las defensas y aceptadas por loso propios jueces”, arremetió Vasconcelos Méndez.

No obstante, buscó recomponer y dijo que en el nuevo sistema de justicia penal es no pasar sus procesos privados de la libertad. “Ese es un principio derivado de la presunción de inocencia, por eso los jueces, que son en muchos casos super extra, hiper garantistas, deciden cambiar medidas cautelares”, concedió frente a los procesos contra los ex funcionarios de Cué Monteagudo.

Vasconcelos Méndez dijo que la mayor parte de los imputados no están privados de la libertad, están en libertad porque así lo exige el sistema acusatorio.

“Cuando se promovieron amparos dictados por jueces federales, que son extremadamente garantistas muchos de ellos, resuelven la sustitución de una medida de libertad o una medida no privativa de libertad”, matizó.

Cantinfleando y contrariando su evaluación contra Iruegas Álvarez, dijo que los ex funcionarios de Cué Monteagudo siguen sujetos a proceso y promoverán las revisiones.