Reporteras en Guardia, colectivo formado por 140 periodistas de 24 estados y la capital del país, realizan esta labor para conjurar el olvido de sus colegas
Días antes de recibir nueve disparos, el fotoperiodista Luis Carlos Santiago Orozco compró una cámara digital profesional y estaba ansioso por aprender a usarla.

Con 21 años, ser autodidacta no le impidió ingresar a El Diario de Juárez. Era el menor de cuatro hermanos y siempre vestía de negro. Su asesinato sigue impune.
La falta de justicia es una constante en los casos de los 166 periodistas asesinados o desaparecidos desde el 2000 a la fecha, periodo que abarca los sexenios de Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Ante las escasas o nulas detenciones, y autoridades que no investigan para dar con los victimarios, el colectivo independiente Reporteras en Guardia se propuso la creación del Memorial de periodistas de México en el sitio web www.mataranadie.com

En esta primera fase, el memorial alberga 20 retratos de periodistas, comunicadores, fotoperiodistas y trabajadores de medios de comunicación, tres son mujeres, de 12 estados del país (Baja California, Coahuila, Chihuahua, Durango, Estado de México, Jalisco, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz).

Además del homicidio de Santiago Orozco, se registran los perfiles de Jazmín Martínez Sánchez, Agustín Silva Vásquez, Marlén Valdez Gracia, Elidio Ramos Zárate, Héctor Jonathan Rodríguez Córdoba, Filadelfo Sánchez Sarmiento, Valentín Valdés Espinosa y Francisco Javier Ortiz Franco.

Se incluye también a Carlos Ortega Melo Samper, Selene Hernández León, Luis Emmanuel Ruiz Carrillo, José Moisés Sánchez Cerezo, Juan Atalo Mendoza Delgado, Abel Manuel Bautista Raymundo, Agustín Pavía Pavía, Octavio Atilano Román Tirado, Gamaliel López Candanosa, Ricardo Arturo Monluí Cabrera y Jorge Rábago Valdez. 

Reporteras en Guardia, sin filiación política ni subsidios, reúne a 140 periodistas de 24 estados y de la capital del país que han investigado con fuentes directas, cerca o en el lugar de los hechos sin cobrar por este trabajo. Su contribución al memorial busca conjurar el olvido de sus colegas. 

Estos perfiles intentan manifestar quiénes eran. Plasmar las condiciones en las que se trabajaban. Dar un rostro humano a las cifras. No se les santifica; se muestra a las víctimas con sus claroscuros, sin juzgarles. Tampoco se investiga la causa de los crímenes, pero se exhibe su impunidad. 

La apuesta es por una narrativa periodística crítica con el discurso oficial, por eso el colectivo no ve estos casos como resultado de la “guerra contra el narcotráfico”, y evita usar el “narcolenguaje”: ejecuciones, sicarios, levantones, cobro de piso 

Los mayores victimarios no están en las filas criminales. Pertenecen a los distintos niveles del aparato de Estado: servidores públicos, cuerpos policíacos y elementos de las Fuerzas Armadas en los gobiernos en los tres últimos sexenios. 

La cantidad de 166 periodistas surge del cruce de cuatro bases de datos de organismos no gubernamentales que documentan la violencia contra el gremio: la agencia feminista Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), Artículo 19, Reporteros sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). 

En la página encontrarán también un mapa -que a mediano plazo será interactivo- con un registro de los casos, elaborado por María Salguero, autora del mapa de feminicidios en México. Se incluye un video que explica, en voz de las reporteras de los estados, su experiencia al realizar los retratos periodísticos y la importancia de este proyecto. 

En las siguientes dos fases se agregará el resto de los perfiles. El objetivo es publicar la mayor cantidad posible antes de que finalice el sexenio de Peña Nieto. 

Penguin Random House ha sido aliada importante de este memorial, que en un comienzo se propuso como un libro, pero debido a los tiempos políticos se convirtió en un sitio web. La editorial apoyó su construcción. 

La mayoría de las Reporteras en Guardia trabaja para medios de comunicación en los estados. Contadas forman parte de medios nacionales o internacionales. 

Un gran número cubren la llamada “fuente de víctimas” que ha registrado la violencia asesina que padece el país. 

Los invitamos a visitar el sitio web: www.mataranadie.com