Diana Manzo/Corresponsal

Unión Hidalgo, Oax. (#pagina3.mx).-Mujeres zapotecas entre 30 y 65 años de edad del municipio de Unión Hidalgo, uno de los más afectados por el terremoto del 7 de septiembre del año pasado, a través del arte y del proyecto “Sembrando Esperanza” impulsado por el artista plástico Pedro Hernández buscan hacer resiliencia y curar el alma.

Las mujeres vestidas con su enagua y huipil como parte de su vestimenta tradicional mostraron que para hacer arte no hay edad, y que “Sembrando Esperanza” ha sido el impulso para curar sus tristezas que dejó el terremoto tras colapsar sus viviendas .

“En mi vida había pintado, nunca había tocado un pincel y ahora con Pedro Hernández que nos tiene paciencia, he aprendido y me gusta, pasamos largas horas dibujando y pintando y eso me ayuda a relajarme, estoy feliz”, explicó Idalia, mujer zapoteca de más de 60 años.

Pintar, dibujar, crear y multiplicar sus conocimientos ha sido maravilloso para muchas de ellas, inclusive expresan que “han regresado a su infancia” porque algunas como “Idalia” ha sido sueño hecho realidad, es la primera vez en su vida que uso un pincel y pintura e hizo una obra de arte.

Llevan dos meses creando infinidad de obras de arte, primero fue la técnica del dibujo y creación de animales endémicos de la región y posteriormente del acrílico sobre tela, y como incentivo, el artista plástico organizó una exposición en el marco del 136 aniversario de la fundación de la localidad de Unión Hidalgo y las invitó como expositoras.

“Estamos muy contentas porque nuestras obras de arte ahora se podrán apreciar por mucha gente, exponer para nosotras es algo único, que otras mujeres se motiven y aprendan mucho más, curar el alma no es fácil pero con arte ha sido mucho más fácil”, expresaron.

Cada una elaboró sus obras de arte, utilizó su imaginación y sus energías, muchas de ellas descubrieron que tienen el don y otras que desean aprender más porque les gustaría emprender un negocio personal de vida.

“Sembrando Esperanza” según relata el artista visual Pedro Hernández, surgió hace aproximadamente dos meses con la única finalidad de que las mujerescompartan sus sueños y sus esperanzas, porque recalcó, un terremoto movió todo, inclusive en la vida personal, familiar y social.

Las clases se imparten en un refugio temporal que construyeron en el domicilio de Marisela, quién es una mujer que ha padecido mucho después del terremoto, su casa colapsó pero no recibió tarjeta de apoyo Fonden que entregó del gobierno federal para la reconstrucción.

“Estamos muy contentas porque en esta primera etapa del taller “Sembrando Esperanza” que incluyó una exposición, ahora vamos por más, el maestro dice que seguiremos con la segunda etapa, que será conocer la técnica del barro y la plastilina, nosotras estamos más que puestas”, dijo Marisela, otra de las integrantes.

Pedro Hernández, dijo que además de este taller de mujeres, también se realizó un taller para niños y jóvenes con la única finalidad de que el arte siga vivo.

COMPARTIR