Exige Arzobispo de Oaxaca que personas migrantes de Centroamérica sean tratadas con humanidad y no se les juzgue como delincuentes

*Llama a la población a compartir con migrantes alimentos, vestidos y medicamentos. *Dice que en esta caravana "es el Señor el que va pasando, es el Señor presente en cada uno de ellos, no se nos olvide”.

Pedro MATÍAS

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, exigió que las personas migrantes de Centroamérica sean tratadas como seres humanos y no se les juzgue como delincuentes.

El purpurado destacó que las y los migrantes –de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala- “viven una situación difícil que nos cuesta trabajo entender (pero) tenemos que ser personas que saben recibir y que saben tratar con amor a quienes van cruzando nuestro país”.

“Ellos tienen una intención, estar mejor, como miles y miles de oaxaqueños que han emigrado en diferentes momentos de la historia hacia los Estados Unidos porque se cree que en Estados Unidos podemos ganar un poquito mas y estar mejor, entonces, exigimos desde esta tierra que nuestros hermanos oaxaqueños sean tratados con el respeto en el extranjero sean tratados como humanos y no se les juzgue como delincuentes”, agregó.

Y “hoy nos toca a nosotros tratar con respeto a quienes van cruzando este territorio, a quienes van cruzando estos caminos de nuestro país porque así como exigimos respeto para los que están en el extranjero exijámonos el mismo respeto para nuestros hermanos”.

Explicó: “Yo no veo ninguna diferencia entre un emigrante nuestro y uno de Centroamérica. Necesita nuestro hermano oaxaqueño y necesita el hermanos de Centroamérica. Hoy nos toca ser muy humanos y muy respetuosos”.

De igual forma, pidió a la feligresía a “saber desprendernos y compartir con ellos nuestro alimento, nuestro vestido y medicamentos, creo que lo merecen”.

Considera que la caravana de migrantes es “el Señor que va pasando, es el señor presente en cada uno de ellos, no se nos olvide, lo que hiciste con uno de los pequeños, conmigo lo hiciste. Hoy nuestro señor nos dice, trátame con el respeto debido, trátame como humanos, tengo una necesidad, quiero llegar hasta allá porque quiero trabajar”.

Luego de enviarles una bendición en su trayecto pidió al pueblo “mexicanos que tengamos ese corazón de hermanos para no causarles daño sino para hacerlos un bien y que nuestros hermanos crucen nuestro país siendo respetados y siendo tratados como se debe”.

A cuatro días de ingresar a territorio mexicano, los migrantes hondureños a los que se hab sumado salvadoreños y nicaragüenses, salieron esta madrugada de Huixtla para recorrer 70 kilómetros hasta el poblado de Mapastepec, donde pernoctarán en su ruta a la frontera con Estados Unidos.

COMPARTIR