TERRITORIO SCORE

“Goya vio a Hitler antes de que Hitler viera a Goya”. Con esta frase contundente comienza la novela “Pistas falsas: una ficción antropológica”, primera novela del escritor y antropólogo argentino Néstor García Canclini que presentó este fin de semana en el marco de la 38 edición de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca.

“Pistas falsas es una visión antropológica que ambientada en un futuro no tan distante, 2029, narra la historia de un antropólogo chino que cansado de trabajar en excavaciones en su país para extraer libros de contabilidad e informes sobre catástrofes ecológicas escondidos por empresas fraudulentas, decidió retomar sus estudios de español en el Instituto Cervantes y viajar a América Latina.

Y es que la novela Pistas Falsas nunca abandona los temas de análisis que han distinguido el trabajo del filósofo, quien adquirió renombre internacional en los años ochenta con la publicación de “Culturas Híbridas”.

En el mundo que muestra García Canclini en esta obra, las grandes guerras se libran en el ciberespacio, catástrofes naturales han dado al traste con archivos milenarios borrando buena parte de la memoria histórica y cultural del mundo, las interacciones sociales discurren casi exclusivamente en las redes socio-técnicas (bajo permanente vigilancia) y las ciudades se han transformado en un tenue campo de batalla entre inmigrantes, exiliados, apátridas, y los dueños del capital.

“Es 2030, Palestina ya es un Estado y la “globalización desde abajo” ha conseguido llevar las oficinas de Tepito a China. Un arqueólogo que viene de lejos –lo traiciona el acento– viaja por ciudades paradigmáticas de América Latina, observando las costumbres de los locales y mezclándose con sujetos a los que lo une la curiosidad y el asombro.

Canclini da el salto desde las ciencias sociales para aterrizar en un texto que mezcla géneros de escritura y que especula sobre el futuro sin olvidar nunca los dilemas del presente.

En “Pistas falsas. Una visión antropológica” la ficción se deja atravesar por la etnografía o la carta personal para ver, desde el futuro, el pasado que ya somos.