Foto: Territorio Score.

TERRITORIO SCORE

OAXACA.- “Es importante que todos sepamos y vivamos lo que significa un archivo, para que nunca más vuelva a estar olvidado”, sentenció María Isabel Grañén Porrúa durante la conferencia “Forjando el futuro: el rescate de la memoria histórica de Oaxaca”, la cual ofreció en el marco de la 38 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILOaxaca).

Ante interesados en el tema y público en general, la autora, investigadora y presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO), habló sobre el rescate de los distintos archivos históricos de México y Oaxaca, como parte de proyectos en que ha participado con el objetivo de preservar la memoria histórica plasmada en antiguos documentos creados desde la época colonial.

Relató que el trabajo comenzó con el rescate de lo que hoy es la Biblioteca Francisco de Burgoa, alojada en el ex convento de Santo Domingo de Guzmán, pero que antes estuvo en condiciones que ponían en riesgo su existencia y con ella parte de la memoria histórica de Oaxaca. Gracias a la intervención, este acervo cuenta con más de 30 mil títulos y es reconocida por la UNESCO como Memoria del Mundo de México.

A partir de esta experiencia, la Doctora en Historia del Arte relató las acciones de la fundación de Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (ADABI), asociación civil que impulsa proyectos enfocados al rescate y conservación del patrimonio documental del país, con el objetivo de fomentar la conciencia de la importancia de archivos y bibliotecas para la comprensión del pasado y presente.

Celebró que dicha asociación esté celebrando 15 años de vida en los cuales ha desarrollado 1 mil 569 proyectos en 28 estados, con una inversión de 203.8 millones. 

ADABI ha rescatado, organizado y puesto en consulta un total de 745 archivos y ha catalogado un total de 186 mil 383 libros que ya se pueden consultar, principalmente de los estados de Puebla, Oaxaca, Chiapas y Ciudad de México.

Asimismo, habló sobre el rescate del Archivo General del Estado de Oaxaca, el cual actualmente se alberga en el mismo complejo arquitectónico donde hoy se celebra la 38 FILO, y que hasta 2010 estuvo en gran riesgo, pues estuvo en un edificio que, entre otros, tenía goteras, grietas y una estantería poco adecuada para el valor de los documentos que resguardaba.

Gracias a la colaboración de la FAHHO, ADABI y el Gobierno del Estado, este archivo recibió el tratamiento adecuado y se ubicó en el edificio actual, al que Grañén Porrúa calificó como un “polo de atracción cultural, deportiva y recreativa”, cuyo diseño estuvo a cargo del prestigiado arquitecto Ignacio Mendaro Corsini.

“Es un edificio de vanguardia, que invita a introspección y cuidado del patrimonio. Nuestro deseo es que este archivo forme parte de la vida cotidiana de Oaxaca, por eso cuenta con bibliotecas infantiles y juveniles, ludoteca, áreas de exposiciones, auditorio y cafetería”, dijo la ponente.

El archivo, fue dotado de gabinetes adecuados, infraestructura contra incendios, bóvedas especiales para fotografías y lienzos pictográficos, amplios talleres de restauración, reproducción y organización, “para difundir la riqueza de la colecciones la obra contempla una magnífica sala de lectura, aulas para seminarios y salas de exposiciones”, agregó Grañén Porrúa.

“Este proyecto puede ser el parteaguas de la situación de los archivos en el país porque cuando se conozca este edificio y las labores emprendidas, otras entidades querrán reproducir la experiencia, todavía hay trabajo para muchas generaciones”, concluyó la doctora, quien invitó a la población en general a hacer este espacio y el archivo parte de su vida diaria.

El Archivo General el Estado de Oaxaca puede ser visitado en Calle Los Pinos esquina Av. Canteras S/N, Santa María Ixcotel, Santa Lucía del Camino, Oaxaca, y forma parte del complejo arquitectónico donde se lleva a cabo la 38 FILO, del 20 al 28 de octubre.