Pedro Matías

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Pese a que el gobernador Alejandro Murat Hinojosa manifestó que en su gobierno habrá cero tolerancia a violencia contra las mujeres y se trabajará arduamente para enraizar la perspectiva de género en la cultura de la población oaxaqueña, las cifras lo desmienten al acumular 236 feminicidios en dos años de su sexenio.

Aunado a ello, el “distintivo de su gobierno” es su inestabilidad porque en dos años ha nombrado a tres secretarias de la Mujer Oaxaqueña (Miriam Liborio Hernández, Mariuma Vadillo Bravo y la actual titular Ana Vásquez Colmenares), quienes se han caracterizado por su desconocimiento en el tema.

De igual forma, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Mujer por Razón de Género dependiente de la Fiscalía General de Oaxaca ha sido cuestionada por su inactividad u omisión con Rosario Villalobos Rueda, Edna Liliana Sánchez Cortés y la actual María del Carmen Chiñas Salinas.

Lo que es peor, las organizaciones de mujeres han cuestionado al actual gobierno priista porque no cuenta con una real “política de Estado para delimitar quién y cómo va a hacer prevención porque no hay un diseño estatal, lo que prevalece es una total descoordinación entre las dependencias de gobierno y la secretaría de la mujer Oaxaqueña”.

Aunque la Fiscalía General de Oaxaca informó que “durante 2018 se han iniciado 25 carpetas por feminicidio y 75 por homicidio doloso, 23 menos que las iniciadas en 2017. Además que durante estos dos últimos años han obtenido 89 órdenes de aprehensión y detenido a 58 feminicidas y homicidas de mujeres”.

También se ufanó que mientras en el 2016 se resolvían 10% de los caos de feminicidios, este año 2018 mas del 60% están judicializados, además están procesados 59 probables homicidas o feminicidas.

E hizo hincapié que “en los últimos dos años hemos logrado 31 sentencias condenatorias, 12 por feminicidios y 19 por homicidios dolosos. Estamos acabando con la impunidad”.

Las especialistas en el tema aclararon que “cuando hablamos de justicia seguimos sin tener cuentas del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca porque no se sabe cuantos casos son sentenciados y realmente nunca informan”.

Resaltaron que el gobernador en su segundo informe anunció el incremento de penalidades, muchas veces, desde el análisis penalista eso de maximizar penas no tiene una acción productiva porque si no hay juzgamiento adecuado de los asuntos de qué sirve tener grandes penas.

Explicaron que “tampoco garantiza que sanciones con mas años de cárcel y que el delito ya no se cometa, ahí está el caso de Estados Unidos donde prevalece la pena de muerte y no por eso se han acabado los delitos”.

Consideran que “en Oaxaca la problemática es que se aumentaron las penas pero hay una queja constante de la ciudadanía por la mala atención en la fiscalía especializada donde su titular María del Carmen Chiñas no quiere estar.

En las redes sociales hay críticas a la fiscalía especializada porque las mujeres son canalizadas a distintas áreas donde no las quieren atender o las persuaden para no denunciar, les dicen que lo piensen bien o tratan por cualquier medio que la mujer no denuncie para no tener mas trabajo”.

Aunado a ello, el Centro de Justicia para la Mujer está inoperante porque no se coordina con la fiscalía, no tiene guardias de manera permanente y no brinda la atención que se requiere con la implementación del nuevo sistema de justicia penal, entonces, de nada sirve elevar las penas si las mujeres no les van a recibir las denuncias.

Y de los casos denunciados la fiscalía no ha presentado cifras que nos hagan ver cuantos casos se han judicializado en casos de abuso sexual, violencia familiar, trata de personas o feminicidios.

Lo que preocupa es el tema de la alerta de genero que el gobierno federal declaró la noche del 31 de agosto en 40 municipios de la entidad, ante la constante violencia contra las mujeres y la omisión de las autoridades para fortalecer acciones que frenen este problema social.

Mediante la Resolución a la solicitud AGVM/0472017, los municipios involucrados son en la Región Mixteca: Asunción Nochixtlán, Huajuapan de León, Tlaxiaco, San Juan Mixtepec, Santa María Apazco y Santa María Yucuhiti.

En la Cañada: Huautla de Jiménez, Mazatlán Villa de Flores Magón y Teotitlán de Flores Magón; y en el Istmo Juchitán de Zaragoza, Matías Romero, Salina Cruz, San Juan Guichicovi y Santo Domingo Tehuantepec.

En la Sierra Sur Miahuatlán de Porfirio Díaz y Putla de Guerrero; en la Sierra Norte, Ixtlán de Juárez y Santo Domingo Tepuxtepec; en la Costa, Candelaria Loxicha, San Agustín Loxicha, San Pedro Mixtepec, San Pedro Pochutla, Santa María Huatulco, Santa María Tonameca, Santiago Jamiltepec, Santiago Pinotepa Nacional, Santo Domingo de Morelos y

Villa de Tututepec de Melchor Ocampo.

En Valles Centrales, Oaxaca de Juárez, San Antonio de la Cal, San Bartolo Coyotepec,

San Lorenzo Cacaotepec, Santa Lucía del Camino, Tlacolula de Matamoros,

Villa de Zaachila y Zimatlán de Álvarez.

Finalmente en la región del Papaloapan: Acatlán de Pérez Figueroa, Loma Bonita,

San Juan Bautista Tuxtepec y San Juan Bautista Valle Nacional.

Aunque en los 40 municipios se deberán instalar Consejos Municipales para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia de Género contra las mujeres, el gobierno estatal reconoce que actualmente solo 25 han respondido a este llamado.

Lo que es peor “no hay acciones integrales y en este momento no sabemos quienes conforman el grupo y cual es la revisión”.

Finalmente, destacaron cuál va a ser el seguimiento que le va a dar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y mientras en Oaxaca la secretaría de la mujer y la general de gobierno se echan la bolita de quien es el responsable de coordinar el tema de la alerta.