Jaime GUERRERO

OAXACA, (pagina3.mx).- Veinticuatro horas antes de instalarse la LXIV Legislatura, organizaciones sociales bloquearon los accesos a la Cámara de Diputados, ubicada en el municipio de San Raymundo Jalpan, para emular a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el cual este martes sitiará el complejo legislativo para fijar posicionamiento político-mediático a la nueva legislatura.

Por lo pronto, desde muy temprano de este lunes arribaron a la sede del Poder Legislativo algunos miembros del Consejo Indígena Popular de Oaxaca (CIPO), quienes bloquearon todos los accesos.

Las organizaciones sociales, afines al magisterio, forman parte del autodenominado Bloque de Organizaciones Sociales Anti-capitalistas (BOSA).

El BOSA esta conformado por la Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL), la Unión de Pueblos Originarios (UPO) y el Frente de Izquierdas Revolucionarias (FIR), entre otras organizaciones afines a Morena.

De acuerdo con los manifestantes, su acción es para boicotear la toma de protesta de los diputados electos, argumentando que la clase política no ha dado respuestas a las necesidades del pueblo.

Mencionaron que actualmente hay demandas de justicia que no han sido atendidas por el Gobierno Federal, además de la liberación de sus presos políticos que actualmente se encuentran detenidos.

Aunado a ello precisaron que hay demandas sociales para el pueblo, y que los actuales personajes en el poder han dejado a un lado.

También se espera que éste mismo conglomerado de organizaciones y el magisterio, protesten el próximo jueves, con motivo del Segundo Informe de Gobierno del Gobernador, Alejandro Murat Hinojosa.