Diana Manzo/Corresponsal

Página3.mx

Unión Hidalgo , Oax.- Ante la falta de cumplimiento del Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) un aproximado de 100 árboles de ceiba, caoba y cedro  fueron sembrados por hijos de comuneros de la comunidad zapoteca de Unión Hidalgo como parte de su campaña de reforestación en el área contigua terrenos donde están instalados aerogeneradores eólicos del parque “Piedra larga 2” propiedad de la empresa Desarrollos Eólicos Mexicanos (DEMEX).

“Estamos sembrando lo que destruyó Demex cuando montó sus torres eólicas” explicaron los comuneros quienes señalan que existe una violación a las leyes ambientales con el aval de las  dependencias como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) quienes no realizan la supervisión debida en cuanto a la reforestación que deben efectuar las empresas que instalan megaproyectos”.

 

Con palas, picos y palos  los comuneros decidieron sembrar las plantas con la intención de que la zona se reforeste y no siga la erosión debido a que señalaron que desde el año 2014 cuando Demex comenzó con la operación de su segundo parque eólico no hay cumplimiento del Manifiesto de Impacto Ambiental.

 

DEMEX ha desarrollado 237 MW de tecnología eólica en Oaxaca mediante la puesta en funcionamiento de un proyecto que ha sido ejecutado en 2 fases; la primera fase (Piedra Larga I) con una capacidad instalada de 90 MW entró en operación en noviembre de 2012 y suministra energía al Grupo BIMBO, una de las empresas de panificación  más grandes del mundo y la segunda fase (Piedra Larga II) de 137.5 MW de capacidad instalada, en operación desde septiembre de 2014 suministra energía a Walmart, empresa de distribución líder en México y Latinoamérica y una de las más grandes del mundo.

 

Los defensores de la tierra recalcaron que la intención de reforestar es también incidir dentro del Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) debido a que han encontrado una serie de errores y omisiones, y que finalmente desencadenan que las empresas incumplan con sus responsabilidades, en este caso Demex que no ha reforestado las árboles que quitó cuando instaló su central eólica.

 

“Estos trabajos de reforestación pretenden mitigar los daños severos provocados por la erosión, la quema, el desmonte y el descuido o abandono que por años han sufrido, repercutiendo en los bajos niveles de producción agrícola de la población en los últimos años”, señaló Norberto Altamirano, vocero de los comuneros de Unión Hidalgo.

 

Señaló que la insistencia es que  las empresas eólicas asuman su responsabilidad y compromiso de reforestar las áreas que se dañaron con la construcción del parque eólico, que aunque se desconoce la cantidad total de árboles, es necesario sembrarlos por segunda vez.

 

“Lo que estamos preservando es también el tequio y la ayuda mutua que aquí le llamamos “Guendaliza”, compartimos esos saberes comunitarios para que nuestra naturaleza siga viva y hacemos un llamado a la empresa Demex que cumpla con Unión Hidalgo, porque no solo son los propietarios, sino la comunidad que reune a los más de 20 mil habitantes” indicó.

 

Además de reforestar este espacio, los hijos de comuneros también acudieron al palmar, que es una zona que se encuentra dañada por las constantes quemas que aseguraron se han hecho a “propósito” debido a que hay dos proyectos eólicos en puerta que se pretenden instalar en este territorio considerado una de las  reservas comunitaria naturales de Unión Hidalgo.